Aceites

 

El aceite de oliva es un zumo, como podría ser el de naranja y en la calidad de éste influyen muchos factores, desde el tipo de aceituna, al momento de la recolección, pasando por la climatología de la cosecha hasta el modo y el plazo de recolección.

Es importante que conozcamos los distintos aceites

 Aceite de oliva lampante

Es el aceite obtenido normalmente de la aceituna de suelo, de fruta deteriorada y que no puede llegar al consumidor como tal, no siendo apto para el consumo. Se utiliza para refinarlo, mediante procedimientos químicos, resultando un aceite sin sabor ni olor, prácticamente neutro, aceite que tampoco podemos encontrar en el mercado.

 Aceite de oliva

El aceite de oliva, sin apellidos, es el más consumido y es el resultado de mezclar aceite de oliva virgen (no lampante), y aceite refinado (en una proporción que oscila en las horquillas 10-90, 20-80 y en función de la cual, surgen las aceites sabor suave e intenso).

 Aceite de oliva virgen

Para su elaboración se utiliza habitualmente aceituna de árbol, pero que no presenta la mayor calidad, debido a que la misma se haya helado, por ejemplo y durante la cata se observa algún leve defecto sensorial

 Aceite de oliva virgen extra

Es lo mejor que se obtiene de la aceituna. Para su elaboración solo se utiliza aceituna de árbol que no se ha dejado en el campo, evitando la fermentación.

Es un aceite que en la cata no tiene defectos sensoriales y que por el contrario su olor nos recuerda a fruta y es algo picante y amargo.

 Solo en estos dos últimos tipos de aceites, virgen y virgen extra, son en los cuales están presentes las propiedades saludables y beneficiosas del aceite.

 En especial, los animamos a consumir aceite de oliva virgen extra, estando su uso especialmente recomendado en crudo, para ensaladas, tostadas, o para darle un toque especial al huevo frito.

Cultura, aromas y bienestar

aceite-oliva1

La longevidad

Hoy sabemos que la longevidad es un fenómeno en cuyo desarrollo tienen un importante papel los factores ambientales y los genéticos.

De la interacción entre ambos resultan las enfermedades crónicas propias del envejecimiento, como son los procesos cardiovasculares, el cáncer y los problemas neurodegenerativos.

En este sentido, la alimentación es el factor ambiental más importante, ya que juega un papel crucial en la conservación de la salud.

Una alimentación sana, a lo largo de toda la vida, basada en la Dieta Mediterránea, recientemente declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, y apoyada en el consumo de aceite de oliva, es uno de los modelos de alimentación que más facilita un envejecimiento saludable.

Beneficios ausentes en otras grasas alimentarias

aceite-oliva5

El aceite de oliva aporta unos beneficios que están ausentes en otras grasas alimentarias, a pesar de que tengan una composición similar.

Al ser un zumo natural generado y envasado sin ningún aditivo, el aceite de oliva no sólo constituye una fuente de ácidos grasos de gran valor nutricional, sino que además proporciona cientos de micronutrientes, principalmente antioxidantes, entre los que se incluyen los compuestos fenólicos, la vitamina E, los carotenos y el escualeno.

Alimento clave para la salud

El aceite de oliva, es clave para la salud, sustrato histórico y artístico de los países que lo producen y un elemento fundamental para la riqueza y el sostenimiento de los pueblos de la cuenca mediterránea sin el cual no existiría una de las culturas más importantes de nuestra especie, la cultura mediterránea.

Aceite de pescado frena envejecimiento

Un grupo de investigadores encontró una relación entre el consumo de aceite de pescado y la recuperación de la masa muscular que vamos perdiendo con la edad.

El ejercicio moderado y el consumo regular de ácidos de aceite de pescado mantienen la inmovilidad de los ancianos a raya, según un estudio.

Las mujeres mayores de 65 años que consumieron ácidos grasos omega 3 adquirieron casi el doble de masa muscular después de realizar ejercicio físico que aquellas que tomaron aceite de oliva.

Algunos estudios relacionaron las dietas altas en omega 3, que comúnmente se encuentra en pescados aceitosos como la caballa y las sardinas, con potenciales beneficios para la salud, como un riesgo menor de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Durante el proceso natural del envejecimiento, la masa muscular se reduce entre un 0,5% y un 2% por año.

Esta degeneración, que se conoce como sarcopenia, puede conducir a debilidad e inmovilidad en los ancianos.

No hay muchos datos sobre la prevalencia de la sarcopenia en Reino Unido pero los datos de EE UU. reflejan que el 25% de las personas entre 50 y 70 años tiene sarcopenia y esta cifra aumenta hasta alcanzar más del 50% en aquellos que tienen más de 80 años.

Según el doctor Stuart Gray, de la Universidad de Aberdeen, el costo de la sarcopenia es inmenso, por los gastos que genera en cuidados, atención sanitaria y por los ingresos hospitalarios que se producen a causa de las caídas.

CUENTOS DE LA GRANJA

El índice de pérdida de masa muscular está determinado, hasta cierto punto, por el estilo de vida: se sabe que una dieta baja en proteínas y el sedentarismo exacerban la pérdida muscular.

Estudios anteriores constataron que el ganado alimentado con dietas ricas en omega 3 aumentó su volumen muscular.

Esto condujo a Stuart Gray a investigar si estos ácidos grasos podían ayudar a revertir la sarcopenia en los adultos.

En sus investigaciones iniciales, mostró por imágenes de resonancia magnética que ratas de mediana edad que tomaron un suplemento de aceite de pescado tenían una pérdida menor de masa magra que los otros roedores que comieron una dieta normal.

Gray reclutó a 14 mujeres mayores de 65 años, las dividió en dos grupos, y les pidió que se sometieran a un programa de ejercicio físico de 12 semanas que consistía en dos sesiones de 30 minutos de ejercicios estándar para los músculos de las piernas.

La mitad de las mujeres ingirió EPA y DHA, que son ácidos grasos omega 3, mientras que el otro grupo recibió un placebo de aceite de oliva.

Al comienzo y al final del ensayo, se midió la fuerza muscular de las piernas de las mujeres. Los resultados fueron convincentes.

Las mujeres que tomaron el aceite de oliva experimentaron un incremento del 11% en su masa muscular, mientras que aquellas que recibieron EPA y DHA tuvieron un aumento del 20%, una mejora estadísticamente significativa.

Pero tal como Gray se apresuró a acotar, no todos los suplementos de aceite de pescado contienen cantidades beneficiosas de estos ácidos grasos.

“Uno de los problemas con muchos de estos suplementos es que la cantidad de EPA varía. Una cápsula que contiene un gramo de aceite de pescado puede que sólo contenga 100 miligramos de EPA y algunas otras pueden contener 400″, dijo el investigador.

Su consejo para cualquiera que quiera mejorar su consumo de EPA y DHA en la dieta es que tome un suplemento con los niveles más altos de estos dos ácidos.

Como alternativa, la mitad de una porción media de pescado aceitoso contiene cantidades equivalentes de EPA y DHA como los utilizados en el ensayo.

DIFERENCIA POR SEXOS

Los investigadores recibieron financiación para llevar a cabo un ensayo más amplio que incluye a 60 personas mayores de 65 años para confirmar los efectos beneficiosos de los ácidos grasos.

Investigaciones previas mostraron que hombres y mujeres difieren en su capacidad para sintetizar nuevas proteínas y también en su reacción al ejercicio físico.

“Las mujeres mayores tienen niveles de síntesis de proteínas similares a mujeres más jóvenes, pero los hombres mayores tienen niveles más bajos en comparación con los jóvenes”, explicó Gray.

“Los hombres mayores se adaptan al ejercicio y aumentan el ritmo de síntesis de las proteínas. Las mujeres mayores no hacen esto de forma significativa, aunque sus niveles básicos de síntesis son más altos”, concluy+o.

One thought on “Aceites

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s