Jóvenes y cocina

cena

Buena alimentación de hoy es la salud de mañana.

Un número elevado de niños sufre obesidad, otro tanto de adolescentes bulimia o anorexia y, cuando se llega a la juventud, el cuerpo padece las consecuencias de estos desórdenes.

El hecho de salir de casa a primera hora de la mañana y no volver hasta la tarde-noche, hace que caigamos en hábitos alimenticios poco saludables.

El excesivo culto a la imagen también influye, de forma decisiva, en nuestras costumbres.

 Educarnos en la alimentación

frutas y verdurasPor qué los adolescentes comen como comen?

Observaron que la elección del alimento responde a la interacción entre factores cognitivos y factores emocionales y, cómo muchos de ellos se muestran preocupados al saber que algunos de sus alimentos preferidos, como las hamburguesas o las pizzas, no son los más saludables.

También se confirmó la tendencia de los niños a no comer pescado y verduras, y a pasar superficialmente por el desayuno, una de las comidas más importantes del día.

 Los hábitos alimentarios son el fruto de distintas creencias personales, de tradiciones culturales, del contacto con la familia y con la sociedad en la que vivimos, evolucionan de acuerdo con las exigencias económicas, laborales, de conocimiento, publicitarias o de moda, que cada uno experimentamos en nuestros quehaceres diarios.

 Los factores sociales hacen que se dé una variación del concepto que atualmente se tiene de la comida y del tiempo que se puede dedicar a esta actividad, aunque sí es verdad que existen más conocimientos sobre la preparación de alimentos y una actitud activa ante la alternativa entre la cocina familiar frente a alimentos listos para servir.

 Por tanto, se confirma que estos hábitos nacen en la familia por imitación, se modifican en contacto con el medio escolar y social, y evolucionan a lo largo de la vida por motivos sanitarios, sociales, estéticos, publicitarios o de adscripción a un grupo como es el caso de los vegetarianos. Nos acompañan a lo largo de nuestra vida y, si son adecuados, contribuyen a mantener nuestra salud.

Ahora que queremos, no podemos? O sí?

cocineraLa mayoría de los jóvenes tiene la creencia firme de que una dieta saludable es esencial para la salud. También influye la organización familiar y la autonomía personal respecto a la decisión de la comida, sólo nosotros decidimos qué comer, cuándo hacerlo y en qué cantidad, pero el tiempo que dedicamos a esta actividad no es, a menudo, el que nos gustaría.

La cocina está de moda

Nuevos y originales alimentos nos llegan de todas partes del mundo, jóvenes y expertos cocineros se encargan de enseñarnos su beneficiosas propiedades y sus múltiples combinaciones.

Este interés se traslada al resto de la sociedad. La autora de Cocina para estudiantes nos afirma que “”la salud y la calidad de vida interesan mucho a la juventud, y está demostrado que la cocina está totalmente relacionada con ello, de ahí que cada vez haya más afición por la cocina””.

legumbres verduras

 Brochetas de Cerdo1

600 gr de magro de cerdo en dados, 1 piña en dados, 1 cogollo de Tudela, sal, pimienta, aceite de oliva virgen.
Se ensartan los trozos de magro y piña intercaladamente en la brocheta y cuando están colocados, se salpimentan.
Ponemos las brochetas en una fuente refractaria de horno, echamos unos hilillos de aceite de oliva virgen y las dejamos a fuego muy fuerte durante 10 minutos. Cuando ha pasado este tiempo, se riegan con el jugo que han soltado y se presenta sobre unas hojas de lechuga, lavadas y aliñadas.

Ensalada Charo1

1 lechuga, 1 manzana roja, 8 nueces, 1 tomate maduro, 1 cebolleta, 100 gr. de Gruyère en dados, 2 cucharadas de vinagre de Módena, 6 cdas de aceite de oliva virgen, sal.
Lavar la lechuga generosamente, escurrirla bien y picarla un poco menuda, poniéndola de base en la fuente donde se va a presentar. Mondar y trocear el tomate, la cebolleta, las nueces y la manzana, y colocar sobre la lechuga. Por último, repartir bien el queso en dados por toda la ensalada. En un bol pequeño batimos el aceite, el vinagre y la sal, y con el cacillo de salsear distribuimos muy bien sobre la ensalada.

Rancho de “”untamorros””

1 ½ kg de untamorros (costillas de cerdo), ½ kg de guisantes desgranados, ½ kg de habas, 4 dientes de ajo, 1 cebolla, 10 papas, 18 alcachofas, 1 kg de puntas de espárrago, ½ vaso de AOVE, sal, guindilla.
1

En un calderete con un buen chorro de aceite, se echan los untamorros troceados y salados, rehogándolos despacio hasta que tomen un bonito color dorado. En ese momento añadimos las patatas, peladas y rajadas, y la cebolla y los ajos picados, y rehogamos todo hasta que estén bien pochados. Se agrega agua hirviendo hasta cubrir lo justo, más el caldo de cocción y sal.

Mientras el untamorros y las patatas hierven relajadamente, en un poquito de agua cocemos los guisantes y las habitas hasta que estén al dente. Se reservan. Lo mismo se hace con las alcachofas, reservando el caldo de la cocción para tomarlo en otro momento, ya que es muy bueno para el hígado.

Cuando las papas llevan hirviendo 20 minutos, se agregan todas las verduras y las puntas de los espárragos, y se cuece todo lentamente hasta que las patatas y las costillas estén tiernas. Se recomienda añadirle un poco de guindilla porque así entra mejor y muy alegremente un buen tinto de Navarra, siguiendo con la fiesta hasta que el cuerpo aguante.

Macedonia4

2 manzanas rojas, 2 manzanas reinetas, 4 melocotones, 4 albaricoques, 2 naranjas, 2 plátanos, 2 kiwis, 1 limón, cerezas confitadas, 1 vaso pequeño de agua, 1 vaso de azúcar, 1 vaso de Cointreau.
Se pelan y se cortan en rodajas todas las frutas, poniéndolas en una ensaladera. Se rocían con el zumo de un limón para evitar que se ennegrezcan.
En un cazo aparte se pone un poco de agua, el azúcar y el Cointreau, y se deja hervir hasta que merme un poco. Se vierte sobre la fruta y, por encima, se distribuyen las cerezas confitadas.
Se deja macerar un par de horas y se guarda en el frigorífico hasta la hora de tomarla. Se sirve en boles individuales.

Cocinado por Jóvenes

Está Prohibido Comer

Los alimentos que jamás deberías comer

Para lograr bajar esos kilos extras debemos dejar de consumir una lista de alimentos. Lee aquí lo que no deberías comer y cómo reemplazarlos.

Por Javiera Arrate

1. Azúcares

Este grupo jamás debería estar incluido en una dieta para bajar de peso. La azúcar está presente en alimentos como galletas dulces, bebidas gaseosas, manjar, leche condensada y mermeladas.

El nutricionista nos explicó que incluso hay que restringir la ingesta de mermeladas diet, pues: “contiene fructuosa, que es una azúcar natural, pero de todas formas es un aporte calórico adicional por lo que se debe consumir con moderación”.

Es fundamental que te fijes que ninguno de los snacks que consumes contenga azúcar. Tampoco debes comer helados de crema ni de agua. Ni frutas en conserva. En conclusión nada que entre sus ingredientes lleve azúcar.

Reemplazo: Puedes elegir productos que contengan que contengan algún endulzante como la stevia y la sucralosa.

2. Grasas

Es indispensable evitar las grasas saturadas, las que están presentes en los quesos mantecosos, chancho, gauda y el queso crema.

Tampoco debes consumir embutidos con grasas de origen animal como las longanizas, paté, salame y vienesas.

Dentro de las grasas hay que eliminar también la mayonesa, las mantequillas y la margarina.

Reemplazo: Una alternativa puede ser el queso crema light y la riccota light. Las vienesas de cerdo pueden ser reemplazadas por las de pavo y puedes también consumir milanesas de soja.

3. Frituras

Debes evitar alimentos fritos o que vayan rebozados en aceite o productos apanados como los nuggets. El nutricionista nos explicó acerca de las frituras que: “tienen un aumento excesivo de calorías a partir de grasas. La grasa frita sufre una alteración que produce enfermedades cardiovasculares. En el caso de los productos apanados se le agrega a un alimento un aporte excesivo de carbohidratos, por lo tanto el valor calórico de ese alimento se ve aumentado”.

Reemplazo: Todas las preparaciones tienen que ser preferentemente al jugo, a la plancha o a la parrilla. Si es que tiene que ser un producto apanado porque no hay otra opción, éste se tiene que preparar al horno o en un sartén antiadherente.

4. Alcohol

El alcohol es una fuente de calorías vacías, es decir calorías que no son ocupadas por el organismo. Se debe evitar el alcohol por la gran presencia de azúcares.

Reemplazo: Aunque se recomienda no beber, en el caso de tener que hacerlo se recomienda el vino tinto en vez del blanco. También el espumante y la cerveza rubia sirven como opción. Es importante considerar que mientras más grados alcohólicos tenga la bebida, más aporte calórico hay.

5. Carbohidratos

Lo que hay que evitar son los carbohidratos refinados cuando buscamos bajar de peso, estos son los productos en base a harinas blancas.

Reemplazo: Lo recomendable son los carbohidratos integrales como las pastas integrales, el arroz integral, pan integral y galletas integrales como las de salvado. En cereales se recomienda la avena y los que tengan granos enteros, en reemplazo de las hojuelas.

6. Algunas frutas

En los comienzos de nuestros régimen para reducir peso se deben evitar el plátano y la uva. “Esto porque tienen un mayor aporte de azúcar y son azúcares de fácil absorción”, explica el nutricionista.

Reemplazo: Estas frutas se deben restringir en un principio del régimen de reducción de peso, pero después se pueden incorporar sin ningún problema. “Hay que promover el consumo de frutas variadas y ojalá de aquellas que se puedan consumir con cáscara, porque en este caso la cáscara se convierte en un elemento protector en el intestino y evita que el azúcar de la fruta se absorba rápidamente”, explica Roberto Gabarroche.

7. Jugos de frutas y bebidas

Las bebidas gaseosas y el jugo de frutas deben ser evitados por su alto contenido de azúcar. Estos productos se consumen rápido y por su cantidad de calorías pueden provocar aumento de peso.

Reemplazo: Si queremos las vitaminas de las frutas es mejor consumirlas directamente. Se puede consumir líquidos libres de azúcar, agua de la llave, mineral y purificada. También agua de hierbas y té. Es necesario en estos casos consumir líquido de manera abundante.

8. Algunos mariscos

No se deben comer ni pescados ni mariscos fritos. En el caso de ser en lata deben ser al agua. Entre los mariscos hay que evitar la centolla, la jaiba y los camarones.

Reemplazo: Consumir mariscos que vengan en concha como las ostras, ostiones, choritos y almejas.

Otros datos prácticos:

La mostaza es una opción para aderezar las ensaladas. Se puede mezclar con yogurt natural y eneldo por dar un ejemplo, También se puede usar aceto balsámico.

-En caso de usar aceite de oliva, deben ser sólo unas dos cucharaditas diarias, porque es altamente calórico.

– La palta y los frutos secos en cantidades racionadas pueden estar incluidos dentro de una dieta.

– Siempre hay que elegir las preparaciones al horno, a la plancha y al vapor.

– Se debe consumir dos platos de verduras al día, ya sea en ensaladas, guisos o tortillas. Mezclar dos o tres colores entre frutas y verduras que consumimos al día.

-Los lácteos deben ser descremados, bajos en grasas y que libres de azúcar.

– Si vas a comer cremas de verdura es recomendable que sean caseras, si no existe la opción fíjate que sean bajas en sodio.

-Trata de eliminar la sal de las comidas, en su reemplazo usa pimienta, orégano o eneldo.

aprender-comer

Aprender a comer con menos grasas saturadas

El cambio de hábitos en nuestra vida se ha traducido en un cambio en nuestra alimentación. Cada vez las grasas tienen más presencia en nuestra dieta, se come más, pero no mejor.

Todo ello, unido al sedentarismo, provoca que los niveles de obesidad se estén acercando al de países como EE UU y que aumente el riesgo de problemas cardiovasculares.

Estos son algunos de los temas planteados:

“Cuando superamos el 7% de ingesta diaria de grasas saturadas, por cada 1% que excedemos de estas grasas, aumentamos un 3% en el riesgo de mortalidad cardiovascular”, explica el Dr. Javier Aranceta, presidente de la SENC.

La mitad de lo que comemos debería ser de origen vegetal

De hecho, estudios recientes demuestran que España casi duplica el consumo recomendado de grasas saturadas. Según datos del estudio de J. Valdés 2009, el 80% de la población ingiere a diario más grasas saturadas de lo recomendado, en concreto un 12% frente a la cantidad recomendada por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Alimentación (AESAN) de mantener el consumo por debajo del 7%.

Por su parte, la nutricionista Joy Ngo, recomienda que “la mitad de lo que comemos debería ser de origen vegetal”.

aprender3

Las raciones ideales

Joy Ngo añade que “también hay que tener en cuenta las raciones que ingerimos. Para un plato de arroz cocido, el volumen adecuado sería el de 2 puños de la mano cerrados o en el caso del queso curado o semicurado, la cantidad ideal sería el tamaño de dos fichas de dominó juntas, y si es fresco el doble”.

30 minutos de ejercicio físico al día

Además de una buena nutrición, los expertos recomiendan realizar actividad física al menos 30 minutos al día, controlar el peso corporal y ajustar el total de grasas por debajo del 35% (menos del 1% de trans y menos del 7% de saturadas). “La mayor parte de las grasas trans que consumimos no proceden de la naturaleza y de ahí que al organismo les cueste metabolizarlas. Por eso es importante evitarlas”, señala el presidente de la SENC.

aprender4

Fraccionar las comidas

Como consejos prácticos, los expertos aconsejan fraccionar las comidas y a media mañana o a la hora de la merienda consumir un snack saludable. “ Así estamos aportando los hidratos de carbono necesarios para el organismo y otros nutrientes de interés como vitaminas, minerales y proteínas”, indica el Dr. Aranceta.

Productos más sanos, sin renunciar al sabor

En este sentido, Cristina Maldonado, doctora en Ciencias Químicas por la Universidad de Barcelona comenta que “los consumidores cada vez demandan productos más sanos sin renunciar al sabor” y subraya que “en el futuro el I+D será clave en el desarrollo de productos saludables”.

Todos contra la dieta Dukan

El régimen Pierre Dukan, famoso en todo el mundo, enfrenta diversas denuncias por atentar contra la salud. En España se publicó “La Dieta Anti Dukan” y en Chile los médicos advierten que tiene más riesgos que beneficios.

Camila Sandoval  

 

“Con el método Dukan usted logrará adelgazar de forma inmediata y mantener su peso estable durante el resto de su vida”, leyó Nicole Garay en la contraportada del libro “No Consigo Adelgazar”, de Pierre Dukan. Pensó que intentar nuevamente con una dieta de moda no le haría daño.  Nicole se ilusionó con su descubrimiento: pensó que ésta podría ser la fórmula mágica que había buscado por tanto tiempo. Pero su esperanza se derrumbó rápido.

La primera semana bajó 3 kilos, pero al mes la abandonó. “Después te cuesta cada vez más perder peso, me ponía de mal humor, me costaba poder hacer mi vida normal y tenía estreñimiento”, cuenta de su experiencia. Durante los 30 días que la realizó, adelgazó 5 kilos, pero los recuperó al mes siguiente. “La dejé porque me mareaba mucho. Estaba muy decaída. Antes de comenzarla medí mi grasa y cuando terminé me volví a medir… no había bajado ni un gramo. Esos cinco kilos los bajé en todo, menos en grasa”, asegura.

En el último tiempo, la dieta Dukan ha generado gran controversia y las voces de alerta se han encendido advirtiendo de los peligros de un método rápido, restrictivo y que se ha calificado como “ineficaz” y “fraudulento”.

Método controversial

La dieta Dukan se basa en una alta ingesta de proteínas (hiperproteica) y en un bajo consumo de carbohidratos. Tiene 4 fases: ataque, crucero, consolidación y estabilización.

Etapas que van de la más fuerte, encuadrada y eficaz, a la más abierta y estabilizadora, según detalla su sitio oficial http://www.regimedukan.com .

En la primera se adelgaza velozmente porque se consumen casi sólo proteínas y luego se introducen las verduras recomendadas. Así se llega a los 100 alimentos permitidos por el método, 72 de ellos con gran contenido proteico, y los 28 restantes son verduras. Incluyendo un ingrediente extra: el salvado de avena.

“Es desbalanceada porque deja de lado los carbohidratos y no te enseña a comer en el largo plazo”, afirma la doctora Paola Negrón, nutrióloga del Centro de Tratamiento de la Obesidad UC.

No es difícil encontrar especialistas en contra de este régimen porque tiene una característica poco común: no es variada. “Tiene ciertos aspectos ‘ritualescos’ que no son la recomendación ideal.

Trae consigo riesgos para la salud como arritmias, irritabilidad, disminución de masa ósea, fatiga crónica y depresión. Incluso puede ser todavía más grave para los diabéticos o para aquellos con problemas renales y hepáticos, pero que no lo saben, debido a la gran sobrecarga del riñón y el hígado. Dukan advierte de los efectos secundarios de su método en las primeras fases: cansancio, mal aliento, mal humor y estreñimiento.

 Y esto es porque no hay un verdadero control médico. La obesidad y el sobrepeso son enfermedades crónicas de difícil tratamiento.

La rapidez con que se pierde peso sorprende a sus seguidores. Esto lo explica la doctora Terica Uriol, dietista-nutricionista española y coautora del libro “La Dieta Anti Dukan”. “El organismo entra en un estado en que adelgaza velozmente durante la primera fase del método, porque el hígado quema las grasas para obtener azúcar con la que alimentar al cerebro, pero esto es muy peligroso, es un estado de excepción del organismo”, asegura .

Sus defensores argumentan que los perjuicios se presentan sólo si la dieta se realiza mal. En el foro de la página oficial, sus seguidores afirman tener un buen colesterol y sentirse más sanos que nunca.

Secta dukaniana

Pierre Dukan nació en 1941. Fue especialista en neurología, pero ejercía como médico general en París. Ahí se tropezó por casualidad con lo que lo convertiría en el gurú de las dietas y un multimillonario. Le advirtió a uno de sus pacientes que debía bajar de peso. “Prescríbeme la dieta que quieras, no me dejes comer nada, pero no me prohíbas la carne. No puedo hacer eso”, le habría dicho el hombre. Entonces Dukan le recomendó comer toda la proteína que quisiera. A la semana siguiente, había bajado cinco kilos sin sentir hambre y Dukan había encontrado su vocación médica.

En los últimos 10 años ha escrito 19 obras, entre ellas “La Guía Nutricional”, “El Libro de Recetas” y “El Testimonio de una Dukaniana”. Tal como el título de ese último texto, así se identifican sus seguidores: los dukanianos.

Dieta Anti Dukan

La doctora Uriol reconoce que el nombre del libro que publicó junto a Ana María Pascal en Ediciones B,”Ha sido un éxito escandaloso muy bien recibido por todos. Muchos colegas me han felicitado”, dice.

No tiene temor en que el médico francés realice acciones legales en su contra. “Este señor se dedica a hacer adelgazar de forma muy rápida haciéndole un daño a la gente y él lo oculta. Escribimos el libro para que las personas sepan”. Ahí critica y resalta los peligros del método Dukan y propone un régimen alternativo a base de pan. Para ella no es una dieta como tal, sino que, a través de la pirámide nutricional, busca crear hábitos saludables de alimentación. “Dukan ha sido bastante listo, él le da la vuelta al tema para salirse con la suya. Tarde o temprano caerá por su propio peso”, asegura Uriol.

De 5 mil mujeres que hicieron la dieta, el 80% recuperó su peso a los cuatro años y el 35% volvió a su peso inicial en los primeros meses.

 “Fraude” y sin respaldo científico

La Orden de Médicos de Francia y el Consejo Departamental de Médicos de París presentaron, a fines de marzo, dos denuncias contra Pierre Dukan por considerar que viola el código deontológico, anteponiendo su promoción personal antes que su actividad médica.

Además, criticaron fuertemente su “carta abierta al Presidente de la República”, donde propone dar mejores notas a los niños según su índice de masa corporal. Esto perjudicaría a los jóvenes con sobrepeso y a los que sufren anorexia. Sumada a esta polémica, en España el Ministerio de Sanidad advirtió sobre el método Dukan, luego que la Asociación de Dietistas y Nutricionistas lo desaconsejó por ser “ineficaz, fraudulento y potencialmente peligroso”; por prometer resultados “mágicos” y distinguir entre alimentos “buenos o malos”; como también aseguró que no existe base científica para afirmar que una dieta con mayor contenido de proteínas ayude a perder peso.

Gastronomía Oriental

ESTEBAN CABEZAS

 Pinchos de Tailandia.

Si bien hay otros entrantes thai, el más célebre y popular son estos pinchos a la plancha de carne o pollo (como es en este caso). Con un color amarillento que delata una marinada previa en especies, el sate gai se acompaña de una agridulce y espesa salsa de maní.

Lai thai. Ossa 2294, 9-77592165.

Gyozas de Japón.

Antes nadie conocía las gyozas, esas empanaditas rellenas de vegetales y/o carne. Eso fue antes de que los restaurantes seudoorientales descubrieran y popularizaran aquellas que vienen congeladas, de masa gruesa y con poco sabor. Por lo mismo, vaya al Kintaro y pida las gyozas Kintaro, de masa fina, hechas a mano y realmente buenas. Y de pasada pruebe un atsuage tofu, un bloque frito de ese queso de soya, con cebollín y bonito (el pez) seco. Sano y sabroso.

Kintaro. Monjitas 460, 6382448.

Tortillas de Corea.

Si bien muchos platos coreanos vienen acompañados de un surtido de pequeños platitos de imprevisibles sabores (banchan), también hay entrantes para la espera. Una primera escala puede hacerse con una tortilla de harina y verduras (ku jeon pan) o con unos filetitos de pescado marinados, seng sun jeon.

The Gaon. Manquehue sur 674, 2420082.

Masas y tacos de China.

En algún momento de la vida hay que alejarse de la clásica opción de los wantanes y los arrollados primavera. Y esa alternativa se encuentra en China Village, donde por un lado están esas masitas fritas en forma de dedales y rellenas de verdura y camarones (copitas de oro) o unas tiritas de pollo rebosadas y picantes. Si quiere más, también ofrecen unos tacos que se hacen con hojas de lechuga.

China Village. Salvador Izquierdo 1757, 2777499.

Rollitos de Vietnam.

En esta cocina que privilegia lo fresco y aromático se puede optar por unos rollos en masa de arroz rellenos de vegetales, cerdo y camarones (goi cuon, que a veces hay) o por unos pequeños rolls de masa frita (semejantes a los clásicos arrollados primavera, pero se llaman cha gio) con diversos contenidos a escoger y lechuga y menta para envolverlos antes de la mordida. 

Vietnam Discovery. Loreto 324, 7372037.

Snacks de la India.

En muchos restaurantes indios traen de inmediato un platito con algo extraño y rico para picar. Eso no quita el optar por un surtido de aperitivos, como es el Mix veg snack. Éste trae unas salsitas que sirven para dar cuenta de unas empanaditas de verdura (samosas), unos trozos de queso frito (pakora paneer) y unas pequeñas croquetas especiadas (tikki).

Majestic. Santo Domingo 1526, 6958366.

Croquetas de Medio Oriente.

Bueno, esta es una cocina mucho más conocida, por lo que más de alguien tendrá su opinión propia. Como, por ejemplo, si son más ricos los kubbe (bolitas de carne y burgol) crudos o cocinados. O si el garbanzo luce más como croqueta con perejil (falafel) o en su formato pasta (hummus). O si nunca debe faltar una buena porción de labneh (bolitas de ricotta) en la mesa.

Omar Khayyam. Avenida Perú 570, 7774129.

Samosas de Pakistán.

A diferencia de la cocina india, con la que está fuertemente emparentada, la pakistaní sí incluye la carne de vacuno. Y no hay mejor ejemplo que sus samosas, esas empanaditas fritas y en este caso más grandes, rellenas de carne molida y muy especiada. Si no es su preferencia, tienen unos garbanzos tibios con yogur, cebolla y aliños (chola chat) que son tan sencillos como sabrosos.

Karachi spice. Pedro de Valdivia 3584, 3439819.
 

Siete postres exóticos

De Tailandia:

No se queda atrás esta gastronomía, con platos típicos, como una torta de plátano con caramelo y helado, o con la delicadeza encarnada en una torta de té verde y mousse de chocolate blanco.

Thai house. Manuel Montt 1020, 9191372.

De India:

Nada mejor que un relajante final tras una comida especiada. Y allí está un clásico y refrescante helado hecho con leche evaporada, el kulfi. O, si quiere chanchear, unas bolitas fritas en base a leche nadando en almíbar y agua de rosas, el gulab jamun. Jewel of India.

Manuel Montt 1007, 9851000.

De Corea:

Un postre clásico es el pat bingsu, compuesto de frutas, hielo frappé, helado y puré dulce de poroto rojo. O, como un sencillo final, un aromático ponche frío de mancaqui y canela llamado sujeonggwa.

The Gaon. Manquehue sur 674, 2420082.

De Japón:

Bella e ingeniosa es esta repostería de Oriente. Como puede comprobarse en uno de los postres del restaurante Matsuri, el japonés del hotel Hyatt: crème brûlée de tofu con té verde.

Matsuri. Avenida Kennedy 4601, 9503051.

De Medio Oriente:

los dulcísimos pastelitos árabes son como armas cargadas frente a un diabético (y de cualquiera que esquive a la glucosa). Allí están los baclawa o los ceregli entre muchos otros. Bombón oriental.

Merced 353, 6391069.

De Vietnam:

Pese a contar con buenas recetas que combinan Oriente y Occidente, es una opción decantarse por un postre típico, el khoai lan nuoc dùa, hecho en base a yuca.

Vietnam Discovery. Loreto 324, 7372037.

De China:

No es muy dada a los postres esta milenaria cocina. Pero si quiere acercarse a su lado dulce, en el restaurante Nueva China es posible probar inéditas masitas como tao su, tan ta o qu qi.

Nueva China. Las Condes 8956, 2296311.

MERCADO TAPEI

IMG 7844

 

IMG 7830

IMG 7831

IMG 7834

 

 

IMG 7840

 

 

IMG 7850

IMG 7906

 

IMG 7910

IMG 7913

IMG 7914

IMG 7917

IMG 7918

IMG 7919

 

El Mejor Libro de Cocina