!Lo que me recetó el Doc!

Fuente Alemana

La Fuente Alemana

La Fuente Alemana es un clásico con más de 40 años de historia y que se ah mantenido exactamente = en el tiempo. Escondido detrás de un horrible paradero de micros pasa inadvertido este sencillo local de “estilo” Alemán.

El local es parte de nuestra memoria colectiva, ha ganado al encuesta al mejor restaurant de sándwich de Santiago.

La Original está ubicada en Alameda 58, un poco más debajo de Plaza Italia.

En 1998 se abrió una sucursal en Avenida Pedro de Valdivia 210 que no está nada de mal. Abren de lunes a sábado continuado de 10:00 a 23:00+-.

fuente_alemana_02

Este local de los Hermanos Siri nace a principios de los años 60´ cuando compraron y le cambiaron el nombre a un local de los años 40´ venido a menos (La Predilecta). Aparte de los excelentes sanguches que se pueden degustar, hay una reducida “carta” de platos que dan para hablar.

Adentro de la sanguchería se encuentran los mejores lomitos, churrascos, gordas y rumanos de Santiago.

Su secreto está en lo “natural – casero”, pan hecho por ellos, no hay kétchup sino una excelente salsa de tomates preparada en el local al igual que la mayo.

fuente_alemana_03

Sangucho N°1 :

Lomito

En pan frika. El pan como ya mencionamos es casero, de buen porte, blando y con la consistencia necesaria para recibir todos los ingredientes sin colapsar. Los ingredientes (palta, tomate, mayo) de excelente calidad como siempre.

El lomo, de corte delgado, lo mantienen tibio en su jugo dentro de esas “canastas” de acero inoxidable, es buenísimo y el elemento jerárquico del sandwich, un verdadero LOMITO!!.

Del tamaño de este aún sigue siendo abundante.

fuente_alemana_04

Sangucho N°2 :

Rumano

Un Sanguchón único!!

Rumano es una Hamburguesa hecha de carne de vacuno y cerdo. Está aliñada con bastante ajo y otros aliños, uno de ellos debe ser ají ya que pica algo y da la sensación de que el sanguche tuviera algo de pebre, MUY WENO, eso si descarten cualquier actividad que involucre relacionarse con otras personas… el ajo se expresa!!.

El acompañamiento le da una suavidad bastante agradable al sandwich, muy recomendable.

Ahora si no eres aguas tibias lo tienes que pedir completo (chucrut y salsa de tomates casera) muy bueno también!. La calidad del pan,  los ingrediente y su proporción son iguales al del lomito.

fuente_alemana_05

Italiano, 

La fuente Alemana también destaca por la calidad de sus embutidos y la salchicha no es un excepción, si bien es un poco caro comparado con los otros locales, tiene buen porte, el pan también es casero y con las mismas bondades mencionadas en los otros sanguches.

La salchicha aparte de su gran sabor esta dorada a la plancha, lo que a mi gusto la resalta aun más. En cuanto a los ingrediente, ídem a los anteriores.

fuente_alemana_06

El Arrollado del San Remo

No hay página, blog o persona que este ligada al buen comer, a las picadas, que no conozca o tenga una nota sobre el Restaurant San Remo.

Si usted lee sus comentarios y no habla de sus arrollados, o sus papas fritas, nada que hacer a ese le falta lleca.

Una de las primeras notas que me atreví a subir fue sobre este mítico restaurant, fuimos con una hermosa musa y un adolescente, equipo mas que adecuado, él dió su visto bueno a las papas fritas y él sabe (es de los que no le ponen kétchup a las papas), la musa fue por las escalopas y todo bien, en mi caso arrollado con puré picante NOTABLE .

Hoy me entero que lo quieren cerrar, si así como lo leen, la modernidad sigue arrasando con Av. Matta , en el caso del San Remo, un respiradero para el metro se quiere llevar la tradición junto a una cuadra de centenarias casas.

Los Arrollados del San Remo con Días Contados

Por Natalia Heusser H.

En 1890 era el bar La Blanca. En 1920 se convirtió en una carnicería y 1976 pasó a llamarse restorán San Remo, nombre que conserva hasta hoy.

Esta esquina de avenida Matta con Cuevas es conocida por las escalopas, las hamburguesas caseras y las chuletas. Pero el plato que la llevó a la fama fue el arrollado.

¿Cuál es el secreto?

Sin entregar mucho detalle, aseguraron que utilizan poco aliño y una carne única que calificaron como “filete del chancho”.

Poco antes de las 13 horas tienen todo listo. Los arrollados terminan de cocerse en una gran olla y las papas ya están preparadas.

Un mesero pone los últimos manteles, mientras otro ajusta su humita. Es momento de abrir las puertas del San Remo.

Así han funcionado durante 36 años, pero esta tradición podría tener su fin.

Hace dos meses, un cliente habitual se acercó a Juan Siré, uno de los dueños del local. Se presentó como inspector del Metro de Santiago y le informó que antes de fin de año debían expropiarles el restorán porque el sitio estaba contemplado en la ruta de la nueva Línea 3, en la unión entre las estaciones de Matta e Irarrázaval. 

Están obligados a buscar otro emplazamiento, pero ha sido difícil porque ninguno llega a los 300 metros cuadrados que poseen hoy. “No hay dónde cambiarse y estamos con incertidumbre. Hemos buscado hasta en Ñuñoa y no hay lugares similares a este”.

Están desanimados y esto se nota en todos los empleados. “Tengo una prótesis en la pierna y por ese problema nunca había podido trabajar y aquí me dieron la posibilidad”, comenta Érika Órdenes mientras pela papas.

Raúl Serra es uno de los socios fundadores y le teme al fin de su sueño. “Nunca habíamos tenido una crisis. Si nos cambiamos de lugar, es probable que perdamos clientes y, si tenemos que cerrar un mes, nos vamos a ir a la quiebra. Este es el sacrificio de toda una vida”, afirma.

Mantener el San Remo no ha sido una tarea simple. Serra cuenta que en una época sólo asistían clientes que iban a jugar al cacho y al dominó. “Tuvimos que cortar esa práctica porque se estaban convirtiendo al restorán en una cantina. Sólo venían a tomar y nosotros queríamos darle el tono familiar”.

Los clientes que se han enterado de la fatídica noticia se han encargado de hacerla pública a través de Internet. Se rehúsan a que desaparezca la picada.

Por su parte, los dueños del local han guardado cada publicación en la que ha aparecido el San Remo. Confían en que estos escritos se conviertan en documentos que respalden su aporte en la historia de Santiago. Sólo así podrán enfrentar la expropiación.

 

Restaurante San Remo reabre sus puertas

Un inmueble de calle Miguel Claro albergará al restaurante de los conocidos arrollados. El lugar tendrá una decoración parecida al local de Avenida Matta.

Hoy, el San Remo ya tiene un nuevo lugar. A partir del 25 de febrero comenzarán a funcionar en una antigua casona de la calle Miguel Claro 2220. Justo a un costado de la plaza Sucre. Ahí se vendían pasteles y café, en la cafetería Maqui, pero ahora será el turno de los clásicos arrollados.

El local no sólo es más moderno, sino que más grande. En su interior, habrá más de 27 mesas.

Siré cuenta que el nuevo inmueble conservará la estética del antiguo restaurante de Av. Matta, para que sus comensales se sientan como “en casa”. “Además, tendremos un museo con fotografías de los distintos usos que tuvo el local de Matta”, explica.

Con “museo”, Siré se refiere a un espacio que mostrará imágenes de 1890, cuando ahí funcionaba el bar La Blanca, y de los años posteriores, cuando el local fue una carnicería, La Vaca Gorda. 

El nuevo San Remo tendrá, además, una terraza, que será habilitada con jardines y mesas, donde se podrá degustar las mismas especialidades de siempre y otras más. “Seguiremos con el arrollado con puré picante y con las fricandelas, pero estamos pensando agregar algunos nuevos al menú”, dice Siré.

Con historia

Todos los negocios que pasaron por ese edificio de 1890, pertenecieron a la familia de Juan Siré. En 1976, este emprendió con el negocio de los arrollados. En su local, aparte de comer, se escuchaba tango y la música de Lalo Martel y Argentino Ledesma. Cada vez que iban, se quedaban a comer.

En los últimos años, se fue sumando otro público, uno que valoraba la tradición de sus platos y el barrio donde estaba instalado. No pocas veces llegaba a comer ahí el dueño del bar Liguria, Marcelo Cicali y el ex ministro de Hacienda, Andrés Velasco. Ambos, de hecho, se opusieron al cierre del espacio a través de las redes sociales. “Son todos ellos los que se merecen esta reapertura, pues realizaron una fuerte defensa que hizo rerflejar el verdadero cariño que tienen por el San Remo”, remata Siré.

Tiempo atrás, una revista de papel couché le preguntó al chef Javier Pascual dónde está el mejor restaurante del mundo. Y Pascual, que es un hombre viajado, dijo: “Ni en París ni en Madrid, ni en Londres, sino en Avenida Matta con Cuevas”.

Como me pareció increíble, llame y pregunté .

Por mi parte cumplo con re-publicar una de mis primeras notas.

 Si seguimos perdiendo patrimonio cultural, es bien poco lo que podremos hacer a futuro.  

Es común entrar en un restaurante y encontrar una interminable lista de platos. Siempre me he preguntado como alguien puede ser un experto en cocinar de todo. Por esto la propuesta del San Remo me pareció tan clara y eficiente.

Ellos tienen:

  • Los mejores Arrollados
  • Las mejores Papas Fritas
  • Las Chuletas
  • Escalopas
  • Hamburguesas

Y claro los típicos acompañamientos. Tienen papas, en todas sus formas, si eres de los que consideran que una papa es lo mas cerca que puedes llegar a estar de una ensalada.  Papas fritas, me entendió dije papas fritas, ricas, ricas, ricas.

Sería todo, la carta esta completa.

Si tu idea es probar un clásico, pero uno de esos “de adeveras”, este es el lugar. La ambientación, la preparación y hasta los que atienden son como de otra época.

Precios razonables, estacionamiento, buena atención, se agradece no haber convertido este local en una de esas Neo Picadas que inventan historia y onda.

Curanto

Curanto Más Grande del Mundo

El famoso plato Chilote que en la ciudad de Calbuco logró hacer historia dejando su huella en los Records Guinness en el año 2002, cuando se realizó por primera vez su monumental preparación.

curanto3

por Miguel Pérez

En la Ciudad de las Aguas Azules, Calbuco es  donde se puede disfrutar del Curanto más grande del mundo, se viene realizando desde el año 2002 con motivo de la celebración del IV centenario de la ciudad y que en su momento fue capaz de quedar inmortalizado en el Libro de los Record Guinness, y desde ese entonces no ha parado de superarse.

El Curanto Gigante es realizado con la cooperación de más de 20 organizaciones y la cantidad de los ingredientes bordea los 100 sacos por especie: cholgas, almejas, piures, picorocos, papas, chapaleles, milcaos, longanizas, cerdo ahumado; son cocidos en el tradicional hoyo en la tierra con las candentes piedras que se obtienen por el fuego producido por el “Tepú”, hoyo que en este evento se caracteriza por tener un longitud superior a los 100 metros; todo esto acompañado del típico pebre.

Biografía del Curanto.

Por: Sergio Vargas Almonacid –
«… Cuando estamos saboreando el rico Curanto, sentimos en el paladar la grandeza del mar y la tierra.
La esencia del vapor convertido en múltiples olores, de apetito y gustos, hacen que nos dé como una especie de stress mental y nos olvidamos de todo, nuestro ánimo reacciona para comer y degustar lo rico que es el Curanto.
Emergen del vapor brumoso los chapaleles, los milcaos, las papas con cuero, el costillar ahumado, la longaniza chorreando, los piures y las cholgas, las tacas, picorocos y navajuelas, invitándonos a hacer un brindis. …»

«… ¿De dónde viene el Curanto?

Proviene quizás de la Polinesia, Asía, Oceanía, Tahiti, Filipinas, Honolulu e Isla de pascua. Posibles Hitos de origen a pesar que antes y ahora los hacen muy distintos a la manera como se realiza aquí. …»

«… En Australia, región de Tasmania, hacen exactamente el Curanto similar al de Calbuco y Chiloé. …»

Curanto05

Curanto en Hoyo

Muchos pueblos son expertos en preparar platos capaces de «levantar a un muerto» por la cantidad de ingredientes que llevan, el curanto chileno, típico de Chiloé, tiene su fama ganada.

Se atribuye al pueblo «chono» el haber convertido una comida en un rito social, ya que por lo complejo de su preparación, se necesitan las manos de 6 personas, y una dosis de imaginación elevada para prepararlo.

Con la llegada al sur de Chile de los aborígenes «huilliches» y luego los conquistadores españoles, al curanto se le fueron agregando ingredientes, con una base insustituible de mariscos, algunos de los cuales solamente existen en los mares helados del Sur, compartidos por chilenos y argentinos.

Para hacer un «kurantu», que en lengua nativa significa «pedregal» hay que cavar  un hoyo de 1 ½ metro  de profundidad, llenarlo de piedras al rojo vivo y sobre ellas colocar una olla enorme.

Seleccionados y limpios los «choritos», también llamados mejillones, «navajuelas», «erizos», «jaibas», o cangrejos, «ostras» y «machas» se cocinan con algo de agua y vino blanco, del cual  se puede ir bebiendo.

Mientras otras manos preparan el «milcao» y el «chapalele».

Para darle un toque ascendente a la hemoglobina familiar puede incluirse distintos tipos de pescado, carnes, papas, embutidos, longanizas y verduras.

Cada capa de ingredientes se cubre con grandes hojas de «pangue» o «nalca».

Para que no escape ni el olor, la olla se tapa con mantas y sacos mojados durante 1 hora.

El curanto es una comida típica de origen mapuche, llegada de la Polinesia, pero que también llegó al Perú, donde con algunos cambios de ingredientes le dicen «pachamanca».

Es folclóricamente incorrecto servir el curanto en platos comunes y corrientes. Hay que repartirlo en fuentes individuales muy hondas y de arcilla.

 Curanto Rapa Nui

El curanto es el plato tradicional de la isla, que combina carnes de cerdo y aves de corral con pescados y mariscos, además de camote, taro y otros ingredientes.

Esto se cocina en hoyo cubierto de piedras volcánicas. Se acompaña del Po’e, una mezcla de taro, plátanos, harina, azúcar que se envuelve en hojas de plátanos para luego cocer en el Umu Ta’o, el hoyo del curanto.

CURANTO

El curanto es una antigua forma de cocinar alimentos utilizada por muchos pueblos, entre ellos los polinésicos. Se le conoce bajo el nombre de «horno de piedra».

Curantear: Participar en la comilona del curanto. Cocinar alimentos mediante piedras calientes (mariscos u algas).

Curanto: cocimiento de mariscos, otras carnes, panes de papa y legumbres a base de vapor.

La cocción dura 1 hora y los alimentos se consumen en el mismo sitio.

Etimología: cura, piedra; antú, sol, calor.

Pulmay es el curanto en olla

Curanto, la idea antigua es «lo que se prepara con muchas piedras»

A diferencia de la calapurca, las piedras son usadas como una fuente de cocción que no roza los alimentos, sino que está en la base del «horno» de tierra.

¿Qué imaginario mítico ligado a lo pétreo puebla la tradición chilota?

Sin duda ella comparte muchos rasgos con la mapuche, pero posee 2 relatos propios: las piedras capucas y las piedras piriman.

Las primeras son llamadas tambiéncopucas, cupucas o quepucas. Se trata de piedras calizas, extraídas del cerro Chepu, en Chiloé. Poseen la forma de macho y hembra y se frotan en ritos mágicos para lograr la fertilidad de los campos, especialmente sobre las semillas de papas.

Un antiguo romance dice

«Ya cocida está la carne
El pan ya cocido está
Las cupucas están ávidas
de comer si se les da
La chicha está aún tapada
¿qué hace esa buena mujer?
Las cupucas quieren chicha
tienen ganas de beber
¡Es avara esta mujer!
Es como esos mezquinos ricos
Qué a nadie dan de comer
¡Tiene corazón de risco!»

Se cree que las capucas poseen la cualidad de fertilización desde que el cacique Huimanao desafió a la divinidad Sol (Antü). Huimanao era el jefe (lonko) de los principales pueblos del archipiélago que estaban sufriendo de hambre porque el sol se negaba a iluminar la tierra.

Los ancianos decidieron expulsar al cacique porque no lograba cambiar este destino. Huimanao se alejó por cerros y playas hasta que se durmió.

El cacique Huimanao obedeció los mandatos del Sol, pero éste no apareció como lo había prometido. Enojado subió al cerro más alto para desafiarlo. En la cima lo vio aparecer y tomando las capucas en cada mano le gritó:

«Dios Sol, ¿por qué te has burlado de nosotros?

¡Te reto a luchar si te transformas en un ser humano y como duelo te arrojo tus capucas!».

Las capucas chocaron entre sí y se hicieron polvo, elevando nubes, cayendo sobre los bosques, las islas, cubriendo todo el archipiélago. Luego hubo un ruido ensordecedor que hizo temblar la tierra y de inmediato los rayos del sol iluminaron todas las ínsulas.

Se dice también que la elaboración de las piedras capucas se realiza en el Cerro Huimanao, en el cual hay un orificio que culmina en un molino. Por el orificio se deja caer una calavera, la cual es triturada por la piedra del molino que gira con una rapidez asombrosa. De inmediato, por otro agujero del cerro comienza a salir el polvo de los huesos de la calavera. A ese polvo se le agrega un líquido y se forma una masa que, cocida en el rescoldo, formará la capuca; dependiendo del sexo de la calavera será macho o hembra.

Por otro lado, están las piedras piriman o millahuillin, se trata de dos piedras imanes de color negruzco, que representan a un macho y a una hembra, siendo la primera más alargada. Estas piedras son colocadas en los campos de los vecinos a los que se les quiere hacer un mal tornando improductivos sus terrenos y llamando la abundancia de los propios.

Otros sostienen que las 3 clases de piedras piriman son de ganado, de comida y de dinero, guardándose la primera en las casas, la segunda en los sembrados y la tercera en el bolsillo.

Conjeturamos que tanto capucas como pirimanes se podrían relacionar con el modo de utilizar las piedras en el curanto. En primer lugar se trata de un hoyo -es decir de la inversión de un cerro- donde las piedras son transformadas en combustible por medio del fuego.

En el «horno» así fabricado comparece una imagen de la abundancia y de la superposición del mar y de la tierra, los productos no se tocan ni entre ellos ni con las piedras.

El final de estos diversos estratos alimenticios es coronado por milcaos y chapaleles, suertes de panes amasados de papas. Los tubérculos, que el polvo de la frotación de las capucas hacen germinar, son colocados así muy lejos de las piedras calientes y muy cerca de la tierra.

Podríamos decir que el curanto se cocina hacia el interior de la tierra, en las tinieblas, en la oscuridad, en un vapor provocado por las piedras calientes.

Cuando los productos de la papa (milcao y chapalele) están a punto, se destapa el «recipiente» de tierra y el preparado puede ser consumido.

Así podemos encontrar vasos comunicantes entre las capucas y esta forma culinaria. El curanto es una suerte de síntesis de la fertilidad de la tierra y del mar. Enfaticemos también que como señaláramos curanto deriva de cura: piedra y antü: sol.

Curanto en olla con milcaos
Los frutos de la tierra

“Cómo sube la tierra por el maíz buscado
lechosa luz, cabellos, marfil endurecido,
la primorosa red de la espiga madura
y todo el reino de oro que se va desgranando?

Quiero comer cebollas, tráeme del mercado
Una, un globo colmado de nieve cristalina,
Que transformó la tierra en cera y equilibrio
Como una bailarina detenida en su vuelo.
Dame unas codornices de cacería, oliendo
A musgo de las selvas, un pescado vestido
Como un rey, destilando profundidad mojada
Sobre la fuente
Habiendo pálidos ojos de oro
Bajo el mal triplicado pezón de los limones.

Vámonos, y bajo el castaño la fogata
Dejará su tesoro blanco sobre las brasas,
Y un cordero con toda su ofrenda irá dorando
Su linaje hasta ser ámbar para tu boca.

Dadme todas las cosas de la tierra, torcazas
Recién caídas, ebrias de racimos salvajes,
Dulces angulas que al morir, fluviales,
Alargaron sus perlas diminutas,
Y una bandeja de ácidos erizos
Darán su anaranjado submarino
Al fresco firmamento de lechugas.

Y antes de que la liebre marinada
Llene de aromas el aire del almuerzo
Como silvestre fuga de sabores,
A las ostras del Sur, recién abiertas,
En sus estuches de esplendor salado,
Va mi beso empapado en las sustancias
De la tierra que amo y que recorro
Con todos los caminos de mi sangre.
-Pablo Neruda