Café, más que una bebida

Café cubano

Por Mayra Rodriguez

Los cubanos ponen dedicación en cada taza de café que hacen. Es un arte que requiere paciencia y precisión para que quede con la espumita que tanto gusta.

El cafecito se caracteriza por tener un sabor fuerte, pero se balancea con una espumita dulce que se disuelve en el café y endulza ese preciado líquido acabado de colar. Desenpolva tu greca y ve a preparar un cafecito cubano de verdad.

Llena la parte inferior de la greca con agua.
Coloca el colador sobre la base de la greca y llénalo con harina de café hasta el tope.

Comprímelo un poco presionando suavemente la harina hacia abajo con una cuchara. Echa un poco más de café hasta que que no quepa más.

La idea es echar la mayor cantidad de harina de café posible porque mientras más eches más fuerte será el sabor del café. Esta es una de las características principales del café cubano.
Enrosca la pieza superior de la greca hasta que te asegures que quede bien cerrada. Esto evitará que se escape el líquido por la rendija de la rosca cuando comience a colar.
Coloca la greca sobre una hornilla caliente. En unos minutos el café comenzará a percolar. Deja la tapa de la greca abierta para que veas salir la primera coladita del café. Esta primera coladita es bien importante en la preparación del café cubano.
Mientras la greca va calentando, echa azúcar blanca en la taza de medir.

Típicamente se utilizan 2 cucharaditas de azúcar por cada porción de café que se vaya a servir. Por ejemplo: si la greca rinde para 3 tazas pues echa 2 cucharaditas de azucar por cada taza.
Tan pronto comience a colar el café, vierta una pequeña cantidad de esa primera coladita de café sobre el azúcar que echó en la taza de medir.

Mezcla el azúcar y el chorrito de café hasta que se forme una pasta de color caramelo. Debes mezclar la pasta hasta que tenga una textura suave. No olvides devolver la greca a la hornilla para que termine de colar.
Una vez la greca haya terminado de colar el café, viértelo lentamente en la taza de medir sobre la pasta de azúcar. Esto va a crear la espumita dulce que estamos buscando. Mezcle bien con una cuchara hasta que la pasta se disuelva en el café y lo endulce.
Sirva el café en una tacita de expreso. No olvide añadir un poco más de espumita sobre el café. Saboree y disfrute su cafecito cubano con espuma.

Café cortadito – café cubano al que se le añaden dos cucharaditas de leche caliente.
Café con leche – café cubano que se sirve en una taza más grandes con partes iguales de café y de leche caliente.

Historia

La cultura que rodea al café es todo un mundo, apasionante y complejo, con multitud de términos, costumbres, tradiciones y gustos.

Parece mentira que durante muchos siglos el ser humano pudiera vivir sin conocerlo, considerando el papel tan importante que juega hoy para sociedades de todo el planeta.

Café con Piernas

Café con piernas es un tipo de local de expendio de café creado en Chile, el cual se distingue de los demás por su atractivo de reemplazar cantineros y mozos por atractivas mujeres.

Anuncios

Un comentario sobre “Café, más que una bebida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s