cwi0gglxaaezcun

Dietas Alimenticias

 

DIETA MEDITERRÁNEA

MÁS QUE UNA DIETA, UN ESTILO DE VIDA

Esta dieta sigue los patrones alimenticios de los países del mediterráneo – donde se comprobó que las expectativas de vida son altas y hay menor presencia de enfermedades crónicas – incorporando alimentos saludables y nutritivos en la medida justa para no pasar hambre y mantenerse sanos y en forma

Patricia Morales

El termino dieta proviene de la antigua palabra griega ‘diaita’ que significa ‘estilo de vida’.

Sus atributos van más allá de ser una pauta meramente dietética y reflejan un contexto cultural y social, colmado de tradiciones, creencias locales, sabores e identidad familiar.

La dieta mediterránea se caracteriza por ser un régimen rico en verduras y frutas frescas, legumbres, pescados, papas, cereales integrales y frutos secos; productos mínimamente procesados que aportan gran cantidad de antioxidantes, vitaminas, minerales y fibra.

Bendito aceite

El aceite de oliva es uno de los pilares de esta dieta y es mundialmente reconocido por su gran valor nutricional.

“Este ingrediente posee ácidos grasos y antioxidantes que protegen la salud del corazón.

Su consumo equilibrado es muy beneficioso para las personas, combate enfermedades como la diabetes, obesidad e hipertensión, entre otras”.

¿Qué comer?

  • Vegetales en abundancia. Se recomienda consumir 5 raciones de frutas y verduras al día.
  • Cereales como el pan, pasta, arroz y sus productos integrales deben consumirse diariamente. La cantidad recomendada es entre 4 y 6 raciones al día.
  • Aceite de oliva debe ser la fuente principal de grasa. Consumir entre 3 y 6 cucharadas al día.
  • Consumir pescado 4 veces a la semana, huevos 2 veces a la semana y carnes rojas ocasionalmente.
  • Consumir diariamente 4 porciones de productos lácteos. Un vaso de leche, 2 yogur o 100 gr. de queso fresco.
  • La fruta fresca es el postre habitual y reservar los dulces para ocasiones especiales.
  • El agua es esencial en esta dieta. Además se recomienda, de manera moderada y opcional, una copa de vino, acompañando las comidas.

Comida saludable

Apio parmesano

1 rama de apio; perejil; ¼ taza de nueces pecanas; jugo de 1 limón; 2 cdas de mostaza de grano; 2 cdas de miel; AOVE; sal kosher; pimienta; 30 gr. de parmesano.

1. Cortar el apio, sin desechar las hojas internas del corazón del apio.

2. Mezclarlo con perejil y nueces.

3. Mezclar jugo de limón, mostaza, miel y AOVE. Sazonar y batir los ingredientes.

4. Verterla sobre el apio. Revolver y servir decorado con pimienta y parmesano. 

Arvejas a la parrilla 

450 gr. de arvejas chinas, cortar las extremidades; 1 yema; 1 cda de páprika ahumada; 2 cdas de jugo de naranja; 1 cda de vinagre de jerez; 1 diente de ajo; sal kosher; 2 tazas de aceite de canola.

1. En la parrilla colocar las arvejas chinas, en una cesta sobre las brasas.

2. Grillar 7 minutos, hasta que comiencen a carbonizarse y estén tiernos.

3. Colocar la yema, páprika, jugo de naranja, vinagre, ajo y una pizca de sal en la licuadora. Formar un puré, asegurándose de que el ajo quede incorporado.

4. Con la licuadora a baja velocidad, añadir el aceite lentamente. Si está muy espesa, agregar unas gotas de agua fría. Una vez que haya agregado todo el aceite, ajuste la sazón.

5. Servir las arvejas chinas al lado del alioli. 

Calamares Planchados

450 gr. de calamar; 1 diente de ajo rallado; sal kosher; AOVE; 1 cebolla morada en rodajas; albahaca

1. Mezclar el calamar con ajo, sal y AOVE. Revolver y dejar reposar una noche en el refrigerador.

2. Mezclar las rodajas de cebolla con 1 cda de aceite de oliva y albahaca. Sazonar y revolver suavemente para mezclar.

3. Colocar los calamares sobre las brasas de un fuego medio. Cocinar 2 minutos y voltear. Dejar 3 minutos, hasta que el calamar esté ligeramente caramelizado y cocido. 

4. Distribuir los calamares en una fuente, decorar con la mezcla de cebolla, rociar con aceite de oliva y servir

Tips

El merkén es un gran aliño; también el aceite de oliva.

La estructura química de las proteínas se altera al grillar a fuego alto. Así, carnes y pescados pierden mucha agua.

No dude cocinar a la parrilla cualquier tipo de poroto; también vegetales en temporada. Sírvalos con mayonesa ahumada.

Dieta Mediterránea

El aceite de oliva se alía con el pan, su más fiel compañero en la Dieta Mediterránea,

  1. Utilizar aceite de oliva como principal grasa de adición.
  2. Consumir alimentos de origen vegetal en abundancia: frutas, verduras, legumbres y frutos secos.
  3. El pan y los alimentos procedentes de cereales (pasta, arroz y sus productos integrales) deben formar parte de la alimentación diaria.
  4. Los alimentos poco procesados, frescos y de temporada son los más adecuados.
  5. Consumir diariamente productos lácteos, yogurt y quesos.
  6. La carne roja consumirla con moderación, como parte de guisos y otras recetas. Las carnes procesadas en cantidades pequeñas.
  7. Consumir pescado en abundancia y huevos con moderación.
  8. La fruta fresca es el postre habitual. Los dulces y pasteles consumirlos ocasionalmente.
  9. El agua es la bebida por excelencia en el Mediterráneo. El vino debe tomarse con moderación durante las comidas.
  10. Realizar actividad física todos los días.
  11. El Aceite de Oliva es el más utilizado en la cocina mediterránea. Es un alimento que le confieren propiedades cardioprotectoras.

Los científicos acuñaron el término Dieta Mediterránea, una forma de comer saludable siempre ligada a los aceites de oliva.

  1. mejora el perfil lipoproteico
  2. reduce las cifras de tensión arterial
  3. reduce el fenómeno de inflamación vascular
  4. mejora la disfunción de nuestras arterias, de nuestro endotelio
  5. reduce la oxidación
  6. mejora parámetros de oxidación en general;
  7. mejora el riesgo de desarrollar diabetes y síndrome metabólico
  8. mejora la enfermedad metabólica.

Dieta bronceada

  • Consume lo que tenga alto contenido en vitamina A, la fruta que más la contiene es el mango, puedes seguir por los melocotones y el melón.
  • Bebe mucha agua, come sandía, apio y pepino.
  • La zanahoria es rica en vitamina A y betacoarotenos, aporta de forma natural un tono particular a la piel que al ser expuesta al sol se broncea tomando un color dorado. 

  • El aceite de oliva tiene propiedades regenerativas, ideales para tu piel, al igual que los huevos, la yema también tiene vitamina A.
  • Los quesos blancos, las carnes, los pimientos, calabacines y tomates a la parrilla son muy buenos para incorporar a tu dieta, aderezarlos con vinagre balsámico, salsa de soja y aceite de oliva.

Menús para broncearte

  • Gazpacho
  • Jugos de verduras
  • Ensalada de zanahoria
  • Ensalada de espinacas
  • Ensalada verde con aceite
  • Quiche de verduras
  • Huevos
  • Pescado a la plancha o pollo asado
  • Carnes de cerdo, ternera o vacuno, pollo,
  • Requesón
  • Papayas, ciruelas, melocotones o albaricoques

Alimentos antibronceado

  • Todos aquellos que contienen vitamina C como los cítricos, el limón, pomelos, naranja, kiwi, también evita consumir perejil, perifollo y berro.
  • Los fritos, las salsas calóricas, productos en escabeche, alimentos curados o en conserva, café cargado y los aperitivos.

Paleo Chic

No sólo se trata de ingerir carne, sino que también recurrir a los carbohidratos naturales y eliminar los altamente procesados. Seguir las pautas de alimentación de nuestros ancestros.

José Alvújar, El Mercurio

El régimen “Paleo Chic”, no es la última “dieta de moda”, sino que es un estilo de vida basado en nuestras raíces.

Hay que regresar a la forma en que se alimentaban nuestros ancestros cavernícolas, ya que, la comida moderna nos está poniendo gordos, enfermos y cansados.

Uno de sus principios es eliminar de raíz las calorías “vacías” e incorporar aquellas que son ricas en nutrientes.

¿Crees que tu cuerpo procesa las 100 calorías que encuentras en una barra de chocolate, de la misma manera que lo hace con las 100 calorías que encuentras en una ensalada o en un trozo de pollo orgánico asado?  

La respuesta es un rotundo “no”.

La dieta “Paleo Chic” pone énfasis en aquellos alimentos que contienen calorías ricas en nutrientes -que provienen de los productos naturales- y que, además, permiten comer más y seguir perdiendo peso.

Seguir la dieta ‘Paleo Chic’ es comer bien -y en forma abundante- es algo bueno, porque tu maravilloso cuerpo estará lleno y también satisfecho,.

Las personas están acostumbradas a ingerir una mayor cantidad de carbohidratos de los que el cuerpo en realidad necesita para funcionar.

Provienen de los denominados “neocarbs”, son aquellos productos ricos en harina, azúcar añadida y genéticamente modificados. Así, su propuesta es reducir su ingesta y preferir aquellos más saludables.

Llenarse de carbohidratos saludables (frutas y vegetales frescos) disminuirá tus antojos por alimentos altamente procesados.

Cavernícola moderna

Respecto a las proteínas se deben preferir aquellas magras y de alta calidad, como las aves de corral, el vacuno alimentado con pasto -porque contiene ácidos grasos Omega 3- y los peces silvestres.

Las proteínas aportan energía lenta y constante, ayudan a que te sientas satisfecha y  mantienen estables los niveles de azúcar en la sangre.  

Los frutos secos son buenos para la salud,  recomendable ingerirlos en una cantidad pequeña, alrededor de ¼ de taza.

La dieta “Paleo Chic” desaconseja el consumo de alimentos altos en gluten, lo que incluye a todos los tipos de granos, entre ellos el trigo, el centeno y la avena, por ser responsables de alergias, inflamación y aumento de peso. El color es la clave y mientras más colores naturales haya en tu plato, más saludable será tu comida.

Convertirse en una “cavernícola moderna” con la dieta “Paleo Chic” tiene otros beneficios además de ayudar a bajar de peso.

Protege tu cuerpo de las toxinas que se encuentran en todos los tipos de alimentos procesados, incluyendo los pesticidas, químicos, colorantes, conservantes, hormonas y otros ingredientes artificiales.

Tu cuerpo será capaz de concentrarse en romper los componentes saludables de los alimentos enteros que estás consumiendo, en lugar de luchar por evitar los efectos nocivos de los ingredientes que están escondidos en los alimentos procesados.

Todo sobre el paleo

Volver al origen y alimentarnos como lo hacían nuestros ancestros hace miles de años es la esencia de la dieta ‘paleo’.

Su invitación es a dejar de lado los carbohidratos, azúcares y grasas procesadas, para concentrarse en las proteínas, verduras, frutas, semillas y frutos secos.

Angélica Lamarca

La dieta paleo, más que un tipo de régimen, es un estilo de vida basado en la evolución humana, donde se busca recuperar la salud y la vida natural del Homo sapiens.

El paleolítico, el cual le da el nombre, fue el período en que se evolucionó de Homo habilis a Homo sapiens. Durante esta era los hombres eran cazadores y recolectores, y por esto en esta dieta se consumen proteínas, frutas, verduras, tubérculos, semillas y frutos secos.

¿Qué comer y qué no?

Sí: verduras, proteínas como carne roja, blanca, pescado y huevo, semillas y frutos secos, especias y hierbas, aceite de oliva y de coco, y frutas.
No: carbohidratos refinados, azúcar, pasteles y dulces, arroz blanco y fideos, frituras, trigo, pan, bebidas, cereales y lácteos.

Esta dieta plantea que los humanos modernos somos genéticamente similares a las sociedades cazadores-recolectores de la era paleolítica, y que la introducción de nuevos alimentos a través de los avances agrícolas hoy contribuyen a predisponer a los individuos actuales a desarrollar enfermedades crónicas como diabetes, enfermedades cardiovasculares y obesidad, entre otras, que eran poco comunes en el pasado.

¿En qué consiste?

La idea es favorecer el consumo de alimentos similares a los que eran consumidos por cazadores-recolectores, como las carnes consideradas altas en proteínas, altas en ácidos grasos insaturados (omega 3 y omega 6) y bajas en grasas saturadas; frutas y verduras.
¿A quiénes se recomienda?

Puede ser consumida por cualquier persona, especialmente quienes deben cuidar el peso corporal o prevenir enfermedades cardiovasculares. Hay estudios que sugieren su eficacia en pacientes con diabetes tipo II.

Más energía, menos grasa

Nuestros ancestros solo comían plantas y animales, y de estos obtenían todos los nutrientes que necesitaban.

Además se alimentaban esporádicamente, ya que no contaban con un abastecimiento constante de productos como lo tenemos hoy.

De esta manera, la grasa acumulada en el cuerpo era usada como energía en tiempos de escasez.

Actualmente, la ingesta de carbohidratos es excesiva y las personas se mueven menos, por eso almacenan más grasa de la que gastan.

Beneficios

Al ser alta en proteínas y vegetales, produce mayor saciedad, lo que permite bajar de peso, reducir centímetros de cintura, regular los niveles de azúcar en la sangre y mantener una musculatura adecuada.
Consejo: Si es difícil de hacer o es muy distinta a la dieta que se lleva a diario, lo ideal es empezar con cambios pequeños. Por ejemplo, quitando las bebidas o el pan y luego las pastas.

Un día de dieta paleo

Desayuno: omelette con tomate + 1 porción de fruta (piña)
Colación: ¼ taza de mix de semillas y frutos secos, por ejemplo: semillas calabaza + almendras + avellanas.
Almuerzo: solomillo de cerdo al horno + ensalada de espinaca con tomate cherry + zanahoria. Aliño de limón y aceite de oliva.
Té: manzana con semillas de maravilla.
Cena: salmón a la plancha con romero + ensalada de rúcula con champiñones y aliño de aceite de oliva y limón.

Dieta Mediterránea

Seguir regularmente las conocidas recomendaciones de la Dieta Mediterránea suplementándola con una ingesta, también regular, de AOVE podría reducir hasta en 40% el riesgo de desarrollar una diabetes.

Es importante destacar que esa dieta baja en grasas es la dieta que se suele prescribir a aquellas personas con riesgo de padecer accidentes vasculares. Aquí estamos compitiendo con una dieta que también es sana.

A todos ha sorprendido la potencia de la dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen extra en la prevención de enfermedad cardiovascular y factores de riesgo cardiovascular y, en este caso, la diabetes.

La dieta mediterránea aumenta la sensibilidad a la insulina segregada por el páncreas, aunque queda mucho trabajo por hacer en este sentido.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s