Alimentos ácidos y alcalinos

Alimentos acidificantes

– Azúcar refinada y todos sus productos (el peor de todos: no tiene ni proteínas, ni grasas, ni minerales, ni vitaminas; solo hidratos de carbono refinados que estresan al páncreas. Su PH es de 2,1, es decir, que es altamente acidificante).
– Carnes (todas).
– Leche de vaca y todos sus derivados.
– Sal refinada.
– Harina refinada y todos sus derivados (pastas, galletitas, etc.).
– Productos de panadería (contienen grasas saturadas, margarina, sal, azúcar y conservantes).
– Margarinas.
– Gaseosas.
– Cafeína.
– Alcohol.
– Tabaco.
– Medicinas.
– Cualquier alimento cocinado (La cocción elimina el oxigeno y lo trasforma en ácido) inclusive las verduras cocinadas.
– Todo lo que contenga conservantes, colorantes, aromatizantes, estabilizantes, etc: todos los alimentos envasados.

Constantemente la sangre se encuentra autorregulándose para no caer en acidez metabólica, de esta forma garantiza el buen funcionamiento celular, optimizando el metabolismo.

El organismo debería obtener de los alimentos las bases (minerales) para neutralizar la acidez de la sangre de la metabolización, pero todos los alimentos ya citados aportan muy poco y en contrapartida desmineralizan el organismo,sobre todo los refinados.

Hay que tener en cuenta que en el estilo de vida moderno estos alimentos se consumen todos los días del año.

Alimentos Alcalinizantes

Saludables y favorables a la vida

– Todas las verduras crudas (algunas son ácidas pero dentro del organismo tienen reacción alcalinizante, otras son levemente acidificantes pero consigo traen las bases necesarias para su correcto equilibrio) y crudas aportan oxígeno, cocidas no.
– Frutas, igual que las verduras, pero por ejemplo el limón tiene un PH aproximado de 2.2, dentro del organismo tiene un efecto altamente alcalinizante (el más poderoso de todos). Las frutas aportan saludables cantidades de oxigeno.
– Semillas: aparte de todos sus beneficios, son altamente alcalinizantes, por ejemplo las almendras.
– Cereales integrales: El único cereal integral alcalinizante es el mijo, todos los demás son ligeramente acidificantes pero muy saludables. Todos deben consumirse cocidos.
– La miel es altamente alcalinizante.
– La clorofila de las plantas (de cualquier planta) es altamente alcalinizante (sobre todo el aloe vera).
– El agua es importantísima para el aporte de oxigeno. La deshidratación crónica es el estresante principal del cuerpo y la raíz de la mayor parte de las enfermedades degenerativas.
– El ejercicio oxigena todo tu organismo, el sedentarismo lo desgasta.

El cáncer es la consecuencia de una alimentación antifisiológica y un estilo de vida antifisiológico.

¿Por qué?

Una alimentación antifisiologica (dieta basada en alimentos acidificantes y sedentarismo), crea en nuestro organismo un entorno de acidez y éste, a su vez, provoca la expulsión del oxígeno de las células.

Warburg afirmó: 
 – “La falta de oxígeno y la acidosis son las dos caras de una misma moneda: cuando usted tiene uno,  tiene el otro”.
– “Las substancias ácidas rechazan el oxígeno; en cambio, las substancias alcalinas atraen el oxígeno”.
– “Privar a una célula de oxígeno durante 48 horas puede convertirla en cancerosa”.
– “Todas las células normales tienen un requisito absoluto para el oxígeno, pero las células cancerosas pueden vivir sin oxígeno”.
– “Los tejidos cancerosos son tejidos ácidos, mientras que los sanos son tejidos alcalinos”.

Todas las formas de cáncer se caracterizan por dos condiciones básicas: la acidosis y la hipoxia (falta deoxígeno).

Las células cancerosas son anaerobias (no respiran oxígeno) y no pueden sobrevivir en presencia de altos niveles de oxígeno. En cambio, sobreviven gracias a la glucosa siempre y cuando el entorno este libre de oxígeno.

El cáncer no sería nada más que un mecanismo de defensa que tienen ciertas células del organismo para continuar con vida en un entorno ácido y carente de oxígeno.

Las células sanas viven en un entorno alcalino y oxigenado, lo cual permite su normal funcionamiento.

Una vez finalizado el proceso de la digestión, los alimentos generarán una condición de acidez o alcalinidad al organismo en función de la calidad de las proteínas, los hidratos de carbono, las grasas, los minerales y las vitaminas.

El resultado acidificante o alcalinizante se mide a través de una escala llamada PH, cuyos valores se encuentran en un rango de 0 a 14, siendo el PH 7 un PH neutro.

Es importante saber cómo afectan a la salud los alimentos ácidos y alcalinos, ya que para que las células funcionen en forma correcta y adecuada su PH debe ser ligeramente alcalino.

En una persona sana el PH de la sangre se encuentra entre 7,40 y 7,45. Tener en cuenta que si el PH sanguíneo cayera por debajo de 7 entraríamos en un estado de coma próximo a la muerte.

El Doctor George w. Crile, de Cleverand “Todas las muertes mal llamadas naturales no son más que el punto terminal de una saturación de ácidos en el organismo”.

Contrario a lo anterior es totalmente imposible que un cáncer prolifere en una persona que libere su cuerpo de la acidez, nutriéndose con alimentos que produzcan reacciones metabólicas alcalinas y aumentando el consumo del agua pura y que, a su vez, evite los alimentos que originan dicha acidez, y se cuide de los elementos tóxicos.

El cáncer no se contagia ni se hereda…lo que se hereda son las costumbres alimenticias, ambientales y de vida que lo producen.”

Mencken escribió: “La lucha de la vida es en contra de la retención de ácido. El envejecimiento, la falta de energía, el mal genio y los dolores de cabeza, enfermedades del corazón, alergias, eczemas, urticaria, asma, cálculos y arteriosclerosis no son más que la acumulación de ácidos.”

El Dr. Robert O Young dijo: “El exceso de acidificación en el organismo es la causa de todas las enfermedades degenerativas. Cuando se rompe el equilibrio y el organismo comienza a producir y almacenar más acidez y desechos tóxicos de los que puede eliminar, entonces se manifiestan diversas dolencias.

¿Y la quimioterapia?

La quimioterapia acidifica el organismo a tal extremo, que este debe recurrir a las reservas alcalinas de forma inmediata para neutralizar tanta acidez, sacrificando bases minerales (Calcio, Magnesio, Potasio) depositadas en huesos, dientes, uñas, articulaciones y cabellos.

Es por ese motivo que se observa semejante degradación en las personas que reciben este tratamiento, y entre tantas otras cosas, se les cae a gran velocidad el cabello. Para el organismo no significa nada quedarse sin cabello, pero un PH acido significaría la muerte.

¿Es necesario decir que esto no se da a conocer porque la industria del cáncer y la quimioterapia son uno de los negocios mas multimillonarios que existen hoy en día?

¿Es necesario decir que la industria farmacéutica y la industria alimenticia son una sola macabra entidad?

“Que el alimento sea tu medicina, que tu medicina sea el alimento”. Hipócrates.

A groso modo, podríamos decir que la dieta alcalina se compone de aproximadamente de un 80% de alimentos alcalinos y un 20% de alimentos ácidos.

En medicina oriental y en la dieta Macrobiótica, lo ácido se clasifica como Yin y lo alcalino como Yang, siendo deseable la tendencia al equilibrio entre los extremos.

Para que el cuerpo funcione de manera óptima, el pH de la sangre debe ser ligeramente alcalino.

Uno de los principales factores que pueden acidificar el cuerpo es la alimentación. Mediante los alimentos que ingerimos, en función de su calidad y cantidad de nutrientes que contienen (hidratos de carbono, proteínas, grasas, minerales y vitaminas) pueden derivar en ácidos o alcalinos.

La lista de los alimentos que más acidifican el cuerpo y favorecen la aparición de muchas enfermedades y por consiguiente deben evitarse, son los siguientes:

  • Azúcar y los productos refinados y procesados en los que está incluido.
  • Alcohol
  • Tabaco
  • Harina  y sus derivados (pasta, pan, galletas…)
  • Carne
  • Leche de vaca y  sus derivados
  • Sal refinada
  • Margarinas
  • Los productos procesados que contengan conservante, colorantes, estabilizantes, etc.

Por el contrario, loalimentos que ayudan a que nuestro cuerpo se mantenga en un estado ligeramente alcalino y por lo tanto, es recomendable que sean incluidos a diario en nuestra dieta diaria son:

  • Verduras crudas (a pesar de que hay verduras que son ácidas, estas contienen las bases necesarias para que dentro de nuestro organismo favorezcan la alcalinización del medio).
  • Fruta cruda (el limón por ejemplo, es muy ácido, una vez dentro de nuestro cuerpo tiene un efecto alcalino).
  • Las semillas y los frutos secos (almendras)
  • El mijo.
  • Las plantas verdes de alto contenido en clorofila algas, aloe vera, etcétera
  • El agua. El agua es muy importante para el organismo. Es necesario beber como mínimo 1½ litro de agua al día.

Otros factores que se deben tenerse en cuenta son:

  • El ejercicio físico. La actividad física aumenta la oxigenación corporal mientras que el sedentarismo tiene el efecto contrario.

En 2008, más de 17 millones de personas murieron por una causa cardiovascular a nivel mundial. Con tantos afectados por esta enfermedad, es fundamental contar con pautas de prevención adecuadas en las que hayan sido informados por la mejor evidencia científica disponible.

Dr. Rajiv Chowdry

Un nuevo estudio plantea interrogantes acerca de las directrices actuales que generalmente restringen el consumo de grasas saturadas y fomentan el consumo de grasas poliinsaturadas para prevenir enfermedades del corazón. La investigación fue publicada hoy, 18 de marzo en la revista Annals of Internal Medicine .

La evidencia actual no apoya las directrices que restringen el consumo de grasas saturadas con el fin de prevenir las enfermedades del corazón. Los investigadores también encontraron apoyo insuficiente a las directrices que abogan por el alto consumo de grasas poliinsaturadas (como los ácidos grasos omega 3 y omega 6) para reducir el riesgo de enfermedad coronaria.

Por otra parte, cuando se examinaron los subtipos de ácidos grasos específicos (tales como diferentes tipos de ácidos grasos omega 3), los efectos de los ácidos grasos sobre el riesgo cardiovascular varían incluso dentro de la misma amplia “familia” – cuestionar las pautas dietéticas existentes que se centran principalmente en la cantidad total de grasa de las saturadas o insaturadas en lugar de las fuentes de alimentos de los subtipos de ácidos grasos.

Dr. Rajiv Chowdhury, de la Universidad de Cambridge, dijo: “Estos son resultados interesantes que potencialmente estimulan nuevas líneas de investigación científica y fomentan cuidadosa reevaluación de nuestras guías nutricionales actuales.

“Las enfermedades cardiovasculares, en la que la principal manifestación es la cardiopatía coronaria, sigue siendo la principal causa de muerte y discapacidad en todo el mundo. En 2008, más de 17 millones de personas murieron por una causa cardiovascular a nivel mundial. Con tantos afectados por esta enfermedad, es fundamental contar con pautas de prevención adecuadas en las que hayan sido informados por la mejor evidencia científica disponible. ” Para el meta-análisis, los investigadores analizaron los datos de 72 estudios únicos con más de 600.000 participantes de 18 naciones. Los investigadores encontraron que el total de ácido graso saturado, tanto si se mide en la dieta o en el torrente sanguíneo como un biomarcador, no se asoció con el riesgo de enfermedad coronaria en los estudios observacionales. Del mismo modo, al analizar los estudios que implicaban las evaluaciones del consumo de ácidos grasos monoinsaturados totales, de cadena larga omega-3 y omega-6 ácidos grasos poliinsaturados, no hubo asociaciones significativas entre el consumo y el riesgo cardiovascular.

Los investigadores encontraron que los diferentes subtipos circulantes de ácidos grasos omega-3 y omega-6 ácidos grasos de cadena larga tenían diferentes asociaciones con el riesgo coronario, con alguna evidencia de que los niveles de ácidos eicosapentaenoico y docosahexaenoico (circulando dos tipos principales de cadena larga omega- 3 los ácidos grasos poliinsaturados) y ácido araquidónico (una grasa omega-6) son cada uno asociado con menor riesgo coronario.

Dentro de los ácidos grasos saturados, los investigadores encontraron una asociación positiva débil entre circulantes de ácidos palmítico y esteárico (que se encuentran principalmente en las grasas de aceite de palma y de los animales, respectivamente) y las enfermedades cardiovasculares, mientras que circula ácido margárico (una grasa láctea) redujo significativamente el riesgo de enfermedades cardiovasculares enfermedad.

Cuando los autores investigaron los efectos de la administración de suplementos de omega-3 y ácidos grasos omega-6 en la reducción de la enfermedad coronaria en los ensayos controlados aleatorios, que no encontraron ningún efecto significativo – lo que indica una falta de beneficios de estos nutrientes.

Comentando cómo estas conclusiones se refieren al consumo de carne roja, Chowdhury añadió: “El año pasado, dos trabajos seminales muy convincentemente demostraron que el daño observado en la carne roja por riesgo de enfermedades del corazón pueden, de hecho, ser atribuida a otra sustancia química nociva (L -carnitina) abundantes en carnes rojas en lugar de las grasas saturadas de larga supuesta. Un mayor consumo de carne roja debe todavía ser considerado dañino, pero es igual que las grasas saturadas no puede ser la principal explicación, como es tradicionalmente percibida, por los efectos cardiovasculares nocivos de la carne roja “.

El profesor Jeremy Pearson, “Este análisis de los datos existentes sugieren que no hay suficiente evidencia para decir que una dieta rica en grasas poliinsaturadas y baja en grasas saturadas reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular. Pero a gran escala se necesitan estudios clínicos, ya que estos investigadores recomiendan, antes de hacer un juicio concluyente.

“Junto a tomar cualquier medicamento necesario, la mejor manera de mantenerse saludable para el corazón es dejar de fumar, mantenerse activo, y asegurar toda nuestra dieta es saludable – y esto significa tener en cuenta no sólo las grasas en nuestra dieta, sino también la ingesta de sal, azúcar y frutas y verduras “.

¿Las grasas saturadas no hacen daño?

Expertos chilenos aclaran los alcances de sorprendente estudio en Cambridge

Nutricionista asegura que, para el corazón, el azúcar es más perjudicial que la carne y la mantequilla.

Salchichas fritas con queso derretido. Sándwich de hamburguesa con tocino y mayonesa. Helado de manjar con crema y salsa de chocolate.

Enfrentado a estos alimentos, el profesor de la Universidad de Cambridge Rajiv Chowdhury aseguró en una reciente investigación que, en su opinión, “no deberíamos preocuparnos por las grasas saturadas”.

En su estudio participaron 600 mil personas de 18 diferentes países. ¿La conclusión? No hay evidencias de que quienes consumen más grasas saturadas desarrollen más enfermedades cardiovasculares que las personas que no las ingieren.

El resultado generó la inmediata reacción de gran parte de la comunidad científica.

El cardiólogo Polentzi Uriarte, sostiene que “cada cierto tiempo aparece un estudio científico que rompe con los paradigmas (…) En este caso creo que hay que analizar el contenido de la investigación en profundidad. Se pone un punto de alerta en evaluar los conocimientos que tenemos hasta ahora respecto de las grasas”.

En ese sentido, apunta, “siempre se ha sabido que las grasas saturadas producen un aumento en los niveles de colesterol, subiendo el riesgo de que se produzcan infartos cerebrales o al miocardio”. Por eso -y más allá de lo que digan en Cambridge- “la preocupación debe ir por mantener una alimentación más sana, con comidas balanceadas, sin restringir absolutamente todas las grasas (…)

La dieta mediterránea es una buena opción, que se basa en pescados, frutas y verduras”. Asociada a una cultura regular de ejercicios: “Las enfermedades cardiovasculares no se explican sólo por comer más o menos grasas”.

Nicole Maige, agrega que “las grasas saturadas son necesarias para algunos procesos funcionales del organismo”, pero deben ser consumidas “en pequeñas cantidades”.

  •  ¿Qué efectos si alguno tienen nuestras dietas en la salud?
  • ¿Cómo podemos encontrar los patrones de salud de la población?
  • ¿Cuál es la verdad sobre la grasa?
  • ¿Lo que mantiene a la gente en forma y saludable a medida que crecen? 
  • ¿Cómo observar los patrones de la población nos permite comprender los vínculos entre la dieta, el estilo de vida y la salud.?

El estudio prospectivo europeo sobre cáncer y nutrición (EPIC) fue diseñado para investigar la relación entre la dieta, el estado de nutrición, estilo de vida y los factores ambientales y la incidencia de cáncer y otras enfermedades crónicas. 

EPIC es un estudio a gran escala de la dieta y la salud después de haber reclutado a más de medio millón (520.000) de personas en 10 países europeos: Dinamarca, Alemania, Francia, Grecia, Italia, Países Bajos, Noruega, España, Suecia y el Reino Unido.

Hay a menudo historias de salud en los periódicos y que probablemente se ha preguntado

  • ¿Qué efectos hay con nuestras dietas en la salud?
  • ¿Cómo podemos encontrar los patrones de salud de la población?
  • ¿Qué quiere decir? Lo que mantiene a la gente en forma y saludable a medida que crecen.
  • ¿Cuánta diferencia hace comer cinco días una marca?
  • ¿Está mi forma de cuerpo ligado a estar bien? 

Durante 20 años hemos estado pidiendo a la gente acerca de su estilo de vida y la dieta. Nuestros participantes han contribuido a más de 400 publicaciones de investigación .

El Profesor Colquhoun, dijo: “Estamos constantemente bombardeados con consejos sobre qué comer, y a menudo cada nuevo informe contradice las anteriores. De ello se desprende que algunos de los consejos que está mal. Tenemos que confiar en la observación de lo que come la gente y la forma de morir. Dado que las personas sanas y ricas tienden a comer de manera diferente de la gente pobre no saludables, es imposible saber lo que es una consecuencia de la riqueza y lo que es una consecuencia de la dieta.”. 

De hecho, ningún alimento tiene un efecto dramático, bueno o malo, en la salud. Acerca de todo lo que uno puede decir es que no comen demasiado y no comen todo lo mismo. Pero no hay mucho dinero en este tipo de asesoramiento simple “.

“Históricamente se han asociado las grasas saturadas con riesgos cardiovasculares, pero también se sabe que no siempre es así. Nosotros asociamos más el azúcar y las harinas refinadas al proceso inflamatorio de las personas (engordar) y los consiguientes accidentes cardiovasculares (…)

La idea no es que las personas se relajen y se pongan a comer más carne o mantequilla. Sólo digo que hay que tener más cuidado con los azúcares”.

23 Recetas alcalinas

https://drive.google.com/file/d/0B59YRb3yu-MMb2NnOFVDSWJKaEk/view?usp=sharing

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s