Empanadas, Símbolos de Hispanidad

EMPANADAS EN LA HISTORIA

Curioso, pues estas sabrosuras de nuestro recetario nacional son consumidas todo el año y con gran popularidad, por lo que su asociación con el 18 de septiembre, con el Parque O’Higgins o con la propia Independencia de Chile ya dejó de ser asunto de fechas, más allá de cuánto se dispara el consumo en estos días.
Muchos han estudiado las empanadas chilenas, han escrito largamente sobre su presencia en el país y han intentado dar con sus orígenes.
Pablo de Rokha o Violeta Parra, han preferido elogiarlas con versos.
 

La empanada chilena es una adaptación criolla de una empanada europea que originalmente hecha con masa de hoja.
En el cuadro “La Santa Cena” de la Sacristía de la Catedral de Santiago que data de 1652, aparecen empanadas servidas sobre la mesa de los apóstoles.
En lo fundamental, la empanada consiste en una masa frita u horneada, en cuyo interior va un relleno de carne o guisados.
En el caso de la empanada de horno chilena, la masa es una especie de bolsillo de harina de trigo, que lleva en su interior un “pino” de carne, cebolla, pasas, aceitunas y huevo duro, todo muy aliñado.
La leyenda dice que el horno de barro es el más apropiado para cocinarlas, además, debe ser necesariamente para que sea auténticamente chilena.
Y aunque en algunos países vecinos ciertos cocineros proponen teorías localistas sobre el surgimiento de las empanadas, se fueron adaptando con distintas recetas a los recursos y gustos de cada nación americana, de modo que hoy encontramos versiones totalmente distintas ya instaladas en la identidad y el costumbrismo.
Ya convivía la empanada con las fondas y chinganas de los rotos de La Chimba, esta indicación es una señal de que, a pesar de todo, el sabroso bolsito de masa rellena de carne, era percibido como un alimento nacional también entre el público de alto linaje y por la Iglesia.
Las variedades de empanadas chilenas son conocidas. La de horno tradicionalmente lleva el pino de carne con huevo, pasas y aceituna que hemos descrito. La carne está molida o picada según la preferencia del cocinero y su clientela.
En Pomaire ofrecen una famosa versión de más de un kilo, que incluye una presa de pollo en el interior, entre el pino. “Póngale pino”, reza una expresión popular chilena a modo de aliento, en alusión a que la buena empanada trae mucho de este relleno.
También existe el pequén, empanada a base de un pino sin carne, preparado con cebolla y ají, que originalmente era cocido al rescoldo. Existe en las versiones frita y al horno.
El pequén, nombre alusivo a una pequeña ave rapaz rural parecida a la lechuza, sobrevive en algunos lugares más modestos del Santiago menos luminoso.
Las empanadas fritas en aceite, sean de pino o de queso, también parecen llevar largo tiempo en las cocinas nacionales. Las cocinerías de Santiago las tienen en oferta casi desde nacido el gran comercio urbano y centrino. 
Las empanadas con pino de mariscos (las hay de locos, machas, almejas, choritos, jaibas, lapas, navajuelas, ostiones, piures, camarones, etc.), favoritas de Semana Santa, nos parecen entre las más características de Chile, por su condición marítima evidente y por la particularidad de esta receta.
Se recomienda hacerlas con jaiba o camarones.
También han aparecido versiones más recientes de empanadas fritas con queso y colas de camarón o langostino.
Otra recomendación es dorar las empanadas con yema de huevo para darles apariencia “lustrosa”, procedimiento hoy instituido en su fabricación. Hay varios tipos de masa para las empanadas que parece confirmar que alguna vez se experimentó con otras variedades, además de la masa sólida de trigo horneada o frita y, en menor medida, la masa de hojas al horno, como las famosas empanadas de queso que se han vendido en locales como el “Nuria” de Santiago Centro.
En otros lados, se experimentó incluso con empanadas dulces, como las conocidas empanaditas de pera y alcayota de Melipilla, Curacaví y La Ligua. Otras son de merengue en vez de masa, o rellenas con mermelada de frutas..
Actualmente, algunos cocineros ofrecen empanadas de acelga, espinaca, salmón, salsas especiales o cochayuyo para quienes no comen carne.
Las empanadas habría sido también una parte del menú de la tripulación de “La Esmeralda”, en los días de su epopeya del 21 de mayo de 1879, según la leyenda, existiendo la tradición de marinos de la Armada de Chile y de algunos marineros, de comer empanadas todos los jueves en el almuerzo.
Empanadas y vinos van de la mano. Vino tinto con las de pino con carne; blanco para las de mariscos y queso.
Empanada y vino era el sabor que Salvador Allende quería imprimirle a su frustrada “vía chilena al socialismo”, según sus propias palabras.
El martes 14 de septiembre de 2004, el Círculo de Cronistas Gastronómicos realizó el primer concurso para decidir y premiar a las mejores empanadas de Santiago, conduciendo su junta en las dependencias de la viña Cousiño Macul. Es decir, vino y empanadas juntos otra vez.
Entre los que ha recibido el galardón desde entonces:
  • “Bombón Oriental”, de Merced frente Lastarria;
  • “Aquelarre” de calle Pedro Donoso en Recoleta;
  • “Ña Matea” de Purísima, también en Recoleta
  • “Café Colonia”, en Mac Iver;
  • “Los Castaños”.
  • Hotel “Holiday Inn Crowne Plaza”
En el Primer Festival Internacional de las Empanadas, celebrado en la Parroquia Italiana de Avenida Bustamante. Stands de distintos países ofrecieron toda clase de esas variedades que se han ido arraigando o generando dentro de los pueblos de América, convirtiendo las empanadas en símbolos de hispanidad, por un lado originario, y en símbolos de localismo criollo, por su parte adaptada.
Que me perdonen premiados, jurados y visitantes pero prefiero lejos las empanadas de La Vega o de los negocios del lado San Diego, donde se respeta hasta la sacralidad la relación vino-empanada.
Prueben las de “La Punta” en Santa Rosa con Alameda, o las de “Las Tejas” en San Diego. Carnosas y sabrosas; no pequenes fingiéndose pino. En el Portal Fernández Concha también hay empanadas sabrosas, aunque con recetarios más estilizados.
Qué grato es, entonces, contar como pueblo con estas dos bendiciones de nuestra mesa no sólo ahora, en Fiestas Patrias, sino todo el año.

¿Qué nos sedujo de las empanadas?

En Argentina, una finura de masa que no renuncia al carácter marcado en sabor y olor a carne, cebolla, comino y orégano sabiamente dosificados. Las mejores a nuestro juicio son las de El Bombón Oriental, del Ambassador, y de Sabor de Buenos Aires, porteña esta última como lo indica su nombre, pero con buena masa, bastante carne y adecuado aliño.

De sabor será muy gustosa y picantita, sobre todo muy jugosa. La masa delgada, suave, ligeramente quebradiza, sin que se desarme a la primera mordida.

Los pliegues de la masa que clausuran los bordes de la empanada deben ser delgados, exuberantes y quemados, de manera que al comerla no se desechen y por el contrario deben ser el último bocado delicioso de masa dorada humedecida por el caldo coloreado y picante de las cebollas.

La empanada debe servirse reposada, calientita, pero no ardiente, para saborearla sin quemarse el gaznate y poder sostenerla en la mano como antorcha de chilenidad mientras corre el jugo hasta el codo.
Está compuesto de carne y cebollas.
Entre los cortes de carne recomiendo el asiento de picana, lomo, choclillo o posta de paleta.

Proceda a picar la carne en cubitos, no molerla porque pierde el pino lo más importante de su atractivo.

Fría la carne en manteca hasta que se cueza muy ligeramente, para que pueda aportar su jugo cuando complete la cocción dentro del horno; alíñela con sal, comino  y salsa de ají.

Corte la cebolla en cuadros, fríala en manteca sólo hasta que se ponga ligeramente transparente, no la recueza, alíñela con sal, ají de color y pimienta antes de retirar del fuego.

Mezcle la carne y cebollas, deje enfriar y ponga en la heladera. Este enfriamiento tiene por objeto que el jugo de la carne y cebollas se mantenga retenido para ser soltado sólo en el interior de la empanada.

Tenga a mano huevos duros en 8 gajos, aceitunas sajadas y pasas remojadas.

Pequén con Hojas Verdes

Por Juan Pablo Vargas

200 grs de harina, 30 grs. de manteca, 2 cebollas, merkén, orégano, 100 grs. de hojas verdes, 10 grs. de sal, 100 cc. de agua, 1 huevo.

En un bowl disponer de la harina junto a la manteca y la mitad de la sal. Formar una masa insertando el agua tibia de a poco. Una vez hecha la masa, dejar reposar tapada con un paño por 10 minutos.

Para el relleno

Cortar la cebolla en pluma, agregar un poco de aceite en una sartén y saltear hasta que la cebolla este suave y tome un color caramelo. Agregarmerkén, orégano y salpimentar.

Uslerear la mas hasta que este fina y corta círculos pequeños de aprox. 10 cms. de diámetro. Disponer al cebolla al centro del círculo, pintar el contorno de la masa con huevo batido y cerrar dando forma de empanada.

Al momento de hornear, pintar con huevo y dar cocción por 25 minutos hasta que tome un tono dorado, acompañar con hojas verdes.

Pequenas y Pequenes

Por Ruperto de Nola

Prepare la masa con 250 gr de harina cernida, 1 ½ cdta. de sal y 30 gr de manteca de chancho en trocitos. Incorpore todo con los dedos. Cuando parezca arena, agregue de a poco ½ taza de una mezcla, a partes iguales, de agua y leche y 1 ½ cdta. de jugo de limón.

Puede que necesite líquido para una masa elástica. Reposar 1 hora, usleréela y córtela en discos de 12 cm de diámetro. En una sartén derrita 30 gr de manteca, ponga allí 2 cebollas grandes a la pluma, aliñe con 2 cdtas. para té de sal y 1 de azúcar.

Cueza bien la cebolla.

Agregue 1 cdta. para té de ají de color, otra de comino molido, otra de salsa de ají picante, una pizca de orégano. Una vez frío esto, rellene las masas, cerrándolos bien y pincelándolos con un huevo batido.

Hornee como una empanada.

Por Ruperto de Nola.



¿Empanada ABC1?

Por Daniel Greve

Los de La Florida echan de menos a su comuna en los primeros lugares, como los de Recoleta o Santiago Centro.

Pero hay que decir que esta cata, hecha por profesionales del área, es por lejos la más importante, completa y certera que se hace en nuestro país.

Los criterios de cata fueron democráticos y claros. empanadas del día, de pino y horneadas, recalentadas en horno industrial y catadas de a una según número correlativo, en un lugar ad hoc.

No hay discriminación. No hay jerarquías.

Es comprensible, de alguna manera, que quien tiene el hábito de comer cada domingo la misma empanada de barrio, con un estilo y una sazón determinada, condicione sus gustos y domestique su paladar hacia esos sabores puntuales.

Dar con la mejor empanada de Santiago debiera ser un hallazgo que se aplauda, que nos una.

La empanada es algo que comemos al unísono, en un acto insólito de coordinación nacional. Y, por lo mismo, debiera estar alejada de toda discordia.

!Lo que me recetó el Doc!

Fuente Alemana

La Fuente Alemana

La Fuente Alemana es un clásico con más de 40 años de historia y que se ah mantenido exactamente = en el tiempo. Escondido detrás de un horrible paradero de micros pasa inadvertido este sencillo local de “estilo” Alemán.

El local es parte de nuestra memoria colectiva, ha ganado al encuesta al mejor restaurant de sándwich de Santiago.

La Original está ubicada en Alameda 58, un poco más debajo de Plaza Italia.

En 1998 se abrió una sucursal en Avenida Pedro de Valdivia 210 que no está nada de mal. Abren de lunes a sábado continuado de 10:00 a 23:00+-.

fuente_alemana_02

Este local de los Hermanos Siri nace a principios de los años 60´ cuando compraron y le cambiaron el nombre a un local de los años 40´ venido a menos (La Predilecta). Aparte de los excelentes sanguches que se pueden degustar, hay una reducida “carta” de platos que dan para hablar.

Adentro de la sanguchería se encuentran los mejores lomitos, churrascos, gordas y rumanos de Santiago.

Su secreto está en lo “natural – casero”, pan hecho por ellos, no hay kétchup sino una excelente salsa de tomates preparada en el local al igual que la mayo.

fuente_alemana_03

Sangucho N°1 :

Lomito

En pan frika. El pan como ya mencionamos es casero, de buen porte, blando y con la consistencia necesaria para recibir todos los ingredientes sin colapsar. Los ingredientes (palta, tomate, mayo) de excelente calidad como siempre.

El lomo, de corte delgado, lo mantienen tibio en su jugo dentro de esas “canastas” de acero inoxidable, es buenísimo y el elemento jerárquico del sandwich, un verdadero LOMITO!!.

Del tamaño de este aún sigue siendo abundante.

fuente_alemana_04

Sangucho N°2 :

Rumano

Un Sanguchón único!!

Rumano es una Hamburguesa hecha de carne de vacuno y cerdo. Está aliñada con bastante ajo y otros aliños, uno de ellos debe ser ají ya que pica algo y da la sensación de que el sanguche tuviera algo de pebre, MUY WENO, eso si descarten cualquier actividad que involucre relacionarse con otras personas… el ajo se expresa!!.

El acompañamiento le da una suavidad bastante agradable al sandwich, muy recomendable.

Ahora si no eres aguas tibias lo tienes que pedir completo (chucrut y salsa de tomates casera) muy bueno también!. La calidad del pan,  los ingrediente y su proporción son iguales al del lomito.

fuente_alemana_05

Italiano, 

La fuente Alemana también destaca por la calidad de sus embutidos y la salchicha no es un excepción, si bien es un poco caro comparado con los otros locales, tiene buen porte, el pan también es casero y con las mismas bondades mencionadas en los otros sanguches.

La salchicha aparte de su gran sabor esta dorada a la plancha, lo que a mi gusto la resalta aun más. En cuanto a los ingrediente, ídem a los anteriores.

fuente_alemana_06

El Arrollado del San Remo

No hay página, blog o persona que este ligada al buen comer, a las picadas, que no conozca o tenga una nota sobre el Restaurant San Remo.

Si usted lee sus comentarios y no habla de sus arrollados, o sus papas fritas, nada que hacer a ese le falta lleca.

Una de las primeras notas que me atreví a subir fue sobre este mítico restaurant, fuimos con una hermosa musa y un adolescente, equipo mas que adecuado, él dió su visto bueno a las papas fritas y él sabe (es de los que no le ponen kétchup a las papas), la musa fue por las escalopas y todo bien, en mi caso arrollado con puré picante NOTABLE .

Hoy me entero que lo quieren cerrar, si así como lo leen, la modernidad sigue arrasando con Av. Matta , en el caso del San Remo, un respiradero para el metro se quiere llevar la tradición junto a una cuadra de centenarias casas.

Los Arrollados del San Remo con Días Contados

Por Natalia Heusser H.

En 1890 era el bar La Blanca. En 1920 se convirtió en una carnicería y 1976 pasó a llamarse restorán San Remo, nombre que conserva hasta hoy.

Esta esquina de avenida Matta con Cuevas es conocida por las escalopas, las hamburguesas caseras y las chuletas. Pero el plato que la llevó a la fama fue el arrollado.

¿Cuál es el secreto?

Sin entregar mucho detalle, aseguraron que utilizan poco aliño y una carne única que calificaron como “filete del chancho”.

Poco antes de las 13 horas tienen todo listo. Los arrollados terminan de cocerse en una gran olla y las papas ya están preparadas.

Un mesero pone los últimos manteles, mientras otro ajusta su humita. Es momento de abrir las puertas del San Remo.

Así han funcionado durante 36 años, pero esta tradición podría tener su fin.

Hace dos meses, un cliente habitual se acercó a Juan Siré, uno de los dueños del local. Se presentó como inspector del Metro de Santiago y le informó que antes de fin de año debían expropiarles el restorán porque el sitio estaba contemplado en la ruta de la nueva Línea 3, en la unión entre las estaciones de Matta e Irarrázaval. 

Están obligados a buscar otro emplazamiento, pero ha sido difícil porque ninguno llega a los 300 metros cuadrados que poseen hoy. “No hay dónde cambiarse y estamos con incertidumbre. Hemos buscado hasta en Ñuñoa y no hay lugares similares a este”.

Están desanimados y esto se nota en todos los empleados. “Tengo una prótesis en la pierna y por ese problema nunca había podido trabajar y aquí me dieron la posibilidad”, comenta Érika Órdenes mientras pela papas.

Raúl Serra es uno de los socios fundadores y le teme al fin de su sueño. “Nunca habíamos tenido una crisis. Si nos cambiamos de lugar, es probable que perdamos clientes y, si tenemos que cerrar un mes, nos vamos a ir a la quiebra. Este es el sacrificio de toda una vida”, afirma.

Mantener el San Remo no ha sido una tarea simple. Serra cuenta que en una época sólo asistían clientes que iban a jugar al cacho y al dominó. “Tuvimos que cortar esa práctica porque se estaban convirtiendo al restorán en una cantina. Sólo venían a tomar y nosotros queríamos darle el tono familiar”.

Los clientes que se han enterado de la fatídica noticia se han encargado de hacerla pública a través de Internet. Se rehúsan a que desaparezca la picada.

Por su parte, los dueños del local han guardado cada publicación en la que ha aparecido el San Remo. Confían en que estos escritos se conviertan en documentos que respalden su aporte en la historia de Santiago. Sólo así podrán enfrentar la expropiación.

 

Restaurante San Remo reabre sus puertas

Un inmueble de calle Miguel Claro albergará al restaurante de los conocidos arrollados. El lugar tendrá una decoración parecida al local de Avenida Matta.

Hoy, el San Remo ya tiene un nuevo lugar. A partir del 25 de febrero comenzarán a funcionar en una antigua casona de la calle Miguel Claro 2220. Justo a un costado de la plaza Sucre. Ahí se vendían pasteles y café, en la cafetería Maqui, pero ahora será el turno de los clásicos arrollados.

El local no sólo es más moderno, sino que más grande. En su interior, habrá más de 27 mesas.

Siré cuenta que el nuevo inmueble conservará la estética del antiguo restaurante de Av. Matta, para que sus comensales se sientan como “en casa”. “Además, tendremos un museo con fotografías de los distintos usos que tuvo el local de Matta”, explica.

Con “museo”, Siré se refiere a un espacio que mostrará imágenes de 1890, cuando ahí funcionaba el bar La Blanca, y de los años posteriores, cuando el local fue una carnicería, La Vaca Gorda. 

El nuevo San Remo tendrá, además, una terraza, que será habilitada con jardines y mesas, donde se podrá degustar las mismas especialidades de siempre y otras más. “Seguiremos con el arrollado con puré picante y con las fricandelas, pero estamos pensando agregar algunos nuevos al menú”, dice Siré.

Con historia

Todos los negocios que pasaron por ese edificio de 1890, pertenecieron a la familia de Juan Siré. En 1976, este emprendió con el negocio de los arrollados. En su local, aparte de comer, se escuchaba tango y la música de Lalo Martel y Argentino Ledesma. Cada vez que iban, se quedaban a comer.

En los últimos años, se fue sumando otro público, uno que valoraba la tradición de sus platos y el barrio donde estaba instalado. No pocas veces llegaba a comer ahí el dueño del bar Liguria, Marcelo Cicali y el ex ministro de Hacienda, Andrés Velasco. Ambos, de hecho, se opusieron al cierre del espacio a través de las redes sociales. “Son todos ellos los que se merecen esta reapertura, pues realizaron una fuerte defensa que hizo rerflejar el verdadero cariño que tienen por el San Remo”, remata Siré.

Tiempo atrás, una revista de papel couché le preguntó al chef Javier Pascual dónde está el mejor restaurante del mundo. Y Pascual, que es un hombre viajado, dijo: “Ni en París ni en Madrid, ni en Londres, sino en Avenida Matta con Cuevas”.

Como me pareció increíble, llame y pregunté .

Por mi parte cumplo con re-publicar una de mis primeras notas.

 Si seguimos perdiendo patrimonio cultural, es bien poco lo que podremos hacer a futuro.  

Es común entrar en un restaurante y encontrar una interminable lista de platos. Siempre me he preguntado como alguien puede ser un experto en cocinar de todo. Por esto la propuesta del San Remo me pareció tan clara y eficiente.

Ellos tienen:

  • Los mejores Arrollados
  • Las mejores Papas Fritas
  • Las Chuletas
  • Escalopas
  • Hamburguesas

Y claro los típicos acompañamientos. Tienen papas, en todas sus formas, si eres de los que consideran que una papa es lo mas cerca que puedes llegar a estar de una ensalada.  Papas fritas, me entendió dije papas fritas, ricas, ricas, ricas.

Sería todo, la carta esta completa.

Si tu idea es probar un clásico, pero uno de esos “de adeveras”, este es el lugar. La ambientación, la preparación y hasta los que atienden son como de otra época.

Precios razonables, estacionamiento, buena atención, se agradece no haber convertido este local en una de esas Neo Picadas que inventan historia y onda.

Datos Mundiales desde Chile

DOPRH012200908161H

1. Cerveza fría en Lanzarote, isla volcánica de Canarias, a comienzos de los 80, mientras observaba los cangrejos blancos ciegos.

2. Estofado de cordero en Estambul, Turquía. Comprar pistachos y sentir los olores del mercado de las especias.

3. Sopas de fideos (ramen noodles) en las cientos de cocinerías repartidas por las calles de Fukuoka, Japón.

4. Una caja de madera (bento) llena de sushis, comprada en la estación del tren en Japón.

5. Chuletas de cordero patagónico regado con un malbec argentino, Terraza de Los Andes, cosecha 1997, en Ushuaia.

6. Pintxos o tapas en la Bahía de la Concha en San Sebastián y en la Ría de Bilbao, en el País Vasco.

7. Tajine de Marrakech, una pierna asada de cordero, bien condimentada, al estilo de los “pinchos a la moruna” andaluces.

8. “Braga”, típica bebida agridulce de cereales pariente de la cerveza, se bebe en Brasov, en la región de Transilvania, Rumania, un precioso enclave medieval.

9. Baguettes con paté de campaña, queso camembert y tomates en los alrededores de Montmartre con la botella de tinto en la mochila.

10. Un guiso de verduras, pescados, mariscos y en especial la langosta que comí en los chiringuitos de Varadero.

11. Almejas y chochas en salsa verde en el restaurante Bakulic en La Serena. Su dueño me deleita con este plato.

12. Gambas con helado de marisco y vino dulce, cosecha miel de Gutiérrez de la Vega 1998, en el restorán La Broche del Hotel Miguel Ángel en Madrid.

13. Desayuno típico japonés: incluye sopa, caviar, pescados macerados… en el restaurante del Hotel New Otani en Osaka, Japón.

14. Caracoles del restaurante Floreal en Punta del Este, y el tajine con costra de hojaldre en Donde Lucy, en José Ignacio, Uruguay.

15. Arroz, el negro con chipirones, en el restorán Ca i Faigues en el delta del Ebro, Tarragona.

16. Fugu y atún en el restaurante Kato’s: ser testigo de la destreza del chef con sus afilados cuchillos.

17. Migas de pastor con pimientos en el restaurante Venta de Juan Pito, Pirineo aragonés de Navarra.

18. Queso blanco yeclano de cabra frito con tomate y pimientos verdes, hecho por mi madre en mi Yecla natal.

19. Fondue de queso en la ciudad suiza de Martigny, con un chorrito de Kirsch, una hogaza de pan y un vino blanco de la última cosecha en Valais.

20. Erizos de Iquique al natural con un toque de limón y unas gotas de aceite de oliva sobre unas tostadas de pan blanco.

21. Zamburiñas y nécoras con vino blanco Albariño en cualquier bar-restaurante de las estrechas calles de Cambados, Rías Baixas.

22. Salchichas con pepinillos en Merseburg, Alemania, maceradas en cerveza y asadas a la parrilla.

23. Ostras en el mercado de Castro, regadas con un cava segura Viudas brut en un palafito en Chiloé.

24. Dos vinos: mi primer Vega Sicilia, del año 1960 y Viña Ardanza Gran Reserva 82.

25. Guinnes, bebida en 1983 en un pub de Croydon, Londres.

26. Un espresso en el Caffé Sant’Eustachio, en Piazza Sant’Eustachio, a la vuelta del Panteón. El mejor café de Roma, un bolichito repleto de connaisseurs.

27. Helado de Giolitti, en Via degli Ufficci del Vicario, a la vuelta de Palazzo Chigi, la sede de gobierno. Los mejores helados de Roma.

28. Especias en Castroni, en la Via Cola di Rienzo. Fascinante tienda de cierta antigüedad, con los mejores ingredientes de los rincones del mundo.

29. Chocolate caliente en el Greco, tradicional café del siglo 18, en Via Condotti, a un paso de Piazza di Spagna, en Roma. Todos quieren seguir los pasos de Stendhal, Keats, Lizst, Wagner, Bizet y otros que allí se inspiraron.

30. La terraza del Hotel Hassler (Villa Medici), en Via Sistina. Una de las mejores vistas de Roma. Puede comer divino  en el restaurante, o beber una copa en el bar.

31. Rivoire (antigua Fabbrica di Cioccolata), en la Piazza della Signoria, en Firenza. Antiguo y tradicional, su chocolate caliente es un must invernal.

32. Comida toscana en el Caffé Cibreo (Via del Verrocchio, 5r), en Florencia. Excelente cocina tradicional aggiornata. ¡La espera vale la pena!

33. Camarones sobre crema de garbanzos en Il Gambero Rosso, en el pueblito de San Vincenzo, en Toscana. Su dueño y chef, Fulvio Pierangelini, recibe premio tras premio por mantener una de las mejores cocinas de la península.

34. Pastelitos y un capuccino en la mañana en el Caffé Florian, en la Piazza San Marco de Venecia. Jamás podrá tener mejor telón de fondo.

35. Cocina veneciana en La Caravella, este restorán continúa allí, en Via XXIII Marzo, muy cerca de Piazza San Marco.

36. Un Bellini o un Tiziano, aperitivos de champagne, en el Hotel Villa Cipriani, en Asolo; precioso pueblo enclavado entre los cerros de Treviso. De los mismos dueños del famoso Harry’s Bar de Venecia.

37. La Libera (Via Pertinace, 24-A), en la bellísima Alba, Piemonte. Uno de los restaurantes donde mejor he comido en Italia.

38. Magret de canard, insuperable, en Chez André (Rue Marbeuf esquina de Rue Francois, 1er.). Mi bistrot favorito en mi barrio favorito de París, por su atmósfera y estupenda cocina.

39. Tarte aux fraises de Chez Francis, la mejor que he comido. En la Place de l’Alma, es espléndida.

40. Chocolates de La Maison du Chocolat (225, rue du Faubourg Saint Honoré). Los más deleitables que han quedado en mi memoria.

41. Bar y restaurante del Hotel Raphael (17, Av. Kléber, Paris 16). Puede encontrar a más de algún político europeo destacado, en discreto complot.

42. Comida y música portuguesa en Casa de Linhares (Beco dos Armazéns do Linho, en Alfama, antiguo barrio de marineros, junto al Tajo). Casa de fado pequeña y discreta, en una callejuela escondida.

43. Sardinas asadas a la parrilla (ante mi propia nariz), en un “bolichito” junto al Duero, justo al lado del Ponte Dom Luis, del lado de Porto.
44. Salmón ahumado de Escocia y una copa de Chablis en Fortnum & Mason, Piccadilly, Londres. Tienda de más de 300 años, para comprar té y delicatessen y luego tomar el té.

45. Ostras maravillosas de Bentley’s, tradicional restaurante de pescados y mariscos, en Swallow Street, 11-15, a un paso de Piccadilly.

46. Mi vodka gimlet favorito: el del Patiala Peg Bar en The Imperial Hotel (Janpath, Nueva Delhi). Para ser servido como en tiempos del British Raj, en una atmósfera inolvidable.

47. Comida india en The Spice Route, en el mismo formidable hotel. La mejor muestra de esa gastronomía.

48. Crustáceos en el Club de L’Oriental, Hanoi, Vietnam. Por su atmósfera tropical, sofisticada y elegante a la vez que simple, y su excelente cocina.

49. Menú vietnamita en el restorán Spices Garden, del Hotel Metropole, en Hanoi. Con un magnífico toque francés.

50. La Concubina, un cóctel (con tequila y jugo de kumquat; y, Grand Marnier) que bebí en el Mango Rooms, uno de los bares más simpáticos, relajados y atractivos donde haya puesto pie.

51. Pumpkin pie de la zona Amish de Pennsylvania. Para ser producto de un mundo retaco, potifrunci y sin pizca de humor, ese “pie” de zapallo es insólitamente voluptuoso, especiado, complejo, suave.

52. Cerveza Kronenburg frente a la Catedral de Notre Dame de París. Tomamos otra Kronenburg frente al Hôtel de Ville en Lovaina: nequaquam.

53. Carbonada de cholgas en una pensión sin nombre de Curacautín: nos comimos 4 platos de esa sopa preternatural hasta que el caldo nos llegó un jeme más arriba del píloro.

54. Bakewell tart en Bakewell: una de las tartas de almendra más deliciosas de Derbyshire, al lado de Derby, donde se practica el “deporte de los reyes”: galopan equinos, los reyes apotinjados beben champán. En cualquier bakery del lugar.

55. Chipirones de la Plaza Mayor en Madrid, Arco de Cuchilleros. Toda la morriña y niebla gallega en estos chipirones con salsa, en medio del desgañite y alharaca de las tunas.

56. Sopa i fu min del Danubio Azul: no la del actual “palacio”, sino del localcito que quedaba allá por Agustinas, hace más de 40 años…

57. La “faraona” de Bolonia: palazzo de nombre ignoto cerca de esa ciudad dotta e grassa, docta y gorda. ¡Qué gallina asada, Dios me ampare, y con ese nombre!

58. Camarones de Quito: frente a unos dorados retablos, camarones rosados en catafalco de hielo floreado de pétalos rojos; todo era rojo: rosas, manteles de brocato, velones en candelabros de plata.

59. Roasted goose de los Higgens de Colchester: oca navideña asada en punto de perfección, redonda, dorada y de piel crujiente, bajo la cual la carne, cocida a punto, se había conservado tan jugosa que era una bendición.

60. Salsa de jumil de Cuernavaca: se hace con una especie de coleóptero parecido al polol y para fijar bien el sabor, nos comimos un jumil vivo: fue un relámpago en la lengua que nos llenó, no el paladar y los sesos, sino todo el cráneo de un sabor intenso, alienígena.

61. Empanaditas de mandioca fritas de Asunción: las hacen en el copetín El Futuro (Quinta y Yegros); la harina es de mandioca y el relleno, de carne deshilachada aromatizada con comino. La fritura es tan liviana que es difícil impedir que se vuelen del plato.

62. Cabrito asado del Astrid y Gastón de Lima: cada restorán tiene un plato, y sólo uno, que es el non plus ultra. En este restorán limeño es el cabrito asado.

63. Huesos de marrano del Fulanitos, de Bogotá: es una especialidad del Cauca, espléndida zona culinaria. Jamás se verá Su Mercé frente a unos trozos de carne tan suculentos y delicuescentes.

64. Escalopa de ternera: de carne tan blanca como de pollo, apanada y frita. En el Ristorante della Stazione de Agnese Broghini, en Locarno, Alpes arriba. Se come de rodillas.

65. Spaghetti alle vongole romanos en algún restorancillo detrás de Santa Maria Maggiore. Llevan almejas diminutas, aceite de oliva y ajo.

66. Sopaipillas recién fritas, sin pasar por chancaca, calientitas, con los pies puestos a la orilla del brasero, bajo un aguacero de padre y señor mío, en Colchagua, a mitad del invierno.

67. Carne mechada con puré de Curicó: el restorán, ay, desapareció. “Es que se fue la maestra”… Se perdió la gorda en una tomatina nocturna allá por Teno. Qué gran pérdida.

68. Tartiflette de Annecy: cerca de Ginebra, al borde de un precioso lago. Plato de invierno, ideal luego de recorrer sus canales, bordeados de viejas casas y de flores: papas, cebolla, crema, queso, tocino.

69. Gianduiotti de Turín: chocolates rellenos con crema de avellanas, envueltos en papel dorado. Comerse uno es comenzar una batalla feroz en que uno es, por fortuna, derrotado a cada embate.

70. Tartas de pollo y champiñones de Sainsbury’s, que in illo tempore tenía fama de cierto refinamiento en Inglaterra. Sus tartas de pollo eran parte de nuestro menú de picnic por East Anglia. Una maravilla para un caminante pobre.

71. Ensalada de pallares verdes de Ica: todo el Perú es un banquete, la verdad es que nunca jamás hemos comido allá algo tan simple y delicioso como esa ensalada, en el fogón de doña Juana.

72. Salchichón de Lyon caliente con papas: nos encontramos un día en Lyon, capital gastronómica de Francia, entramos a un bistró del casco antiguo y comimos ese saucisson maravilloso.

73. Pescado frito en Sevilla: Andalucía es el lugar del mundo donde más pescado se fríe y donde mejor se lo hace. Entre a cualquier mesón y pida pescado frito. Y un vaso de gazpacho.

74. Guiso Zürcher Geschnetzeltes. Cuando pase por Zürich no debe dejar de probarlo: se trata de una deliciosa mezcla de carne, riñones y crema.

75. Arrollado de chancho del San Remo: en Santiago; pero le aseguramos que, de ser ofrecido en Nueva York, el garumaje de la Quinta Avenida haría cola para entrar a comerlo.

76. Churrascos de la hostería El Bosque, en la carretera 5 Sur, justo en el cruce con Victoria en la IX Región.

77. Sopa de caracoles de la Hostellerie de Levernois en Beaune, Francia (levernoiselaischateaux.com)

78. Huevos en meurette de La Fontaine de Mars y en el Tante Louise (tantelouisbernard.loiseau.com) en París.

79. Helados de Berthillon. Lo mejor es ir al salón de té, en el 29-31 de la Rue Saint Louis, en l’ile de París.

80. Mozarella del Rívoli, en Santiago, elaborada por su propio chef y dueño.

81. Eclairs de matcha (polvo de té verde) y toda la pastelería de Sadaharu Aoki, en París y Tokio.

82. Huevos guriev, unos huevos poché con caviar encima, sobre una salsa de mostaza y tomate, en la Maison Kaspia, una boutique de caviar en la Place de la Madeleine, en París. (www.lamaisonkaspia.com).

83. Hot dogs en las esquinas de Nueva York.

84. Bellini en el Harry’s Bar, el favorito de Ernest Hemingway en Venecia. Ahí mismo, en el Hotel Cipriani, el helado de chocolate es estupendo.

85. Fruta confitada y marron glacé de Hediard (www.hediard.fr). Su restaurante está en el 21 de la Place de la Madeleine, en París.

86. Macarrones de la pastelería Ladurée, en París. Fundada en 1862, estos dulces perfumados son su producto estrella. Los hay de bergamota, mango y jazmín, pétalos de rosa, flor de naranjo…

87. Restaurantes orientales baratos y entretenidos en la Rue St. Anne, París.

88. Shot de erizos del Ichi-ban, en Santiago

89. Tomates fragantes, rojos, deliciosos, y tantas otras frutas y verduras que se encuentran en las ferias de los pueblos de la Provenza.

90. Salmón ahumado del Europeo, en Santiago.

91. Cebiche ecuatoriano en cualquier restorán de Quito.

92. Helados de paila ecuatorianos. Se hacen en una paila con pulpa de fruta, claras de huevo batidas a nieve y azúcar.

93. Los boquerones en la Plaza Mayor de Madrid.

94. Lafayette Gourmet en París: tiene todo para cocinar, y ensaladas maravillosas. También un counter de jamón de pata negra, con una extraordinaria trilogía de jamón.

95. L’Arpege en París, tres estrellas Michelin gracias a su chef, Alain Passard . Cocina moderna con pescados, mariscos y muchos vegetales. (www.alain-passard.com)

96. Harrod’s Food Hall, en Londres.

97. Zabar’s, en la calle Broadway, Nueva York: ideal para comprar de todo y hacer un picnic en Central Park.

98. Almuerzo en el MOMA, en Nueva York.

99. Tagliatelli con trufas en la Maison de la Truffe, en París.

100. Kitchen Arts & Letters en Nueva York, una tienda de libros de cocina. Para imaginarse platos deliciosos, prepararlos al regreso y así sentirse, otra vez, de viaje.

DOPRH013200908161H

10 BARES LOCOS

bares temáticos

1. Bharma: para fanáticos de Lost
Si ustedes siguieron las desventuras de Jack, Locke y la pecosa Kate en la isla de Lost, entonces deben visitar este reducto de Barcelona, llamado Bharma.

Está ubicado en la calle Pedro IV, número 93, y su decoración evoca la estética de Lost, con una mini-jungla en el centro del local y supuestos restos de avión por todos lados.

2. La casa de los Hobbits: para fanáticos de El Señor de los Anillos

Quien haya leído y/o visto la trilogía El Señor de los Anillos, de Tolkien, sentirá que este bar realmente está manejado por Hobbits. El lugar en cuestión se llama

La casa de los Hobbits, funciona en Manila, Filipinas, y todos los empleados son enanos. Se sirven hasta 100 diferentes tipos de cerveza.

3. DM Baar: para fanáticos de Depeche Mode
En Tallin, capital de Estonia, es furor un bar para fanáticos del grupo de pop Depeche Mode.

Parece ser que en esa ciudad se concentra la mayor cantidad de fans de la banda por metro cuadrado; tanto que por todos lados hay imitadores callejeros del cantante Dave Gahan, Martin Gore y sus muchachos.

Todos ellos confluyen los fines de semana en este antro de Tallin, en donde sólo suena la música de Depeche.

4. 40×5 Tributo Bar: para fanáticos de los Rolling Stones
Buenos Aires su bar temáticos. En el barrio de Villa Devoto, funciona el bar temático dedicado a los Rolling Stones.

Los tragos llevan los nombres de “sus majestades satánicas” y en las pantallas del local se proyectan videos de Mick Jagger & Cia, y de otras bandas rockeras.

Un flipper original de los Rolling Stones modelo 1979 y una estatua tamaño original de Keith Richard.

5. Fredagbar: para fanáticos de Mario Bros.

Los daneses sí que son raros. Todos los viernes a la medianoche, en la universidad de Copenhague, el Fredagbar se convierte en el Mario Bros Bar.

A la hora señalada, los amantes de este jueguito electrónico llevan bloques amarillos de telgopor y hongos gigantes de plástico, para emular las pantallas del juego. Se visten con mamelucos, como los de Mario y Luigi.

6. Downtown Beirut II: para fanáticos de los bombardeos

Cómo justificar que a uno le guste tomar un trago en un sitio que parece tan bombardeado como Beirut en sus peores años.

Justamente, el Downtown Beirut II, en el corazón de Greenwich Village, Nueva York, reproduce una ciudad destruida, con mampostería quebrada, vidrios rotos y alambres de púa retorcidos.

7. Jekyll & Hyde Lounge: para fanáticos del terror

En Nueva York un bar para morirse de miedo. Jekyll & Hyde Lounge, un espacio decorado con imágenes terroríficas: esqueletos, instrumentos de tortura, sangre, misterio y gritos constantes de terror.

Mientras uno toma un gin tonic, un tipo con cara de demente se acerca con un hacha y amenaza con cortarnos en pedacitos y meternos en el freezer.

8. The Cannabis Café: para fanáticos de la marihuana
En Portland, EEUU, se inauguró Budtenders, el primer bar para fumar marihuana en un espacio común, siempre y cuando los clientes tengan licencia médica para consumirla.

El lugar cobra las bebidas pero no el cannabis y los visitantes pagan una membresía mensual de 25 dólares para usar las instalaciones.

9. Necrobar: para fanáticos de la muerte
Hay un bar para los que tienen fascinación por la muerte. Así es el Necrobar, uno de los bares temáticos más concurridos de Santiago de Chile.

Su decoración son: cráneos, huesos de animales y otros detalles que no dan ganas de vivir. El ideólogo Michael Benítez, desde niño tuvo fascinación por todo lo relacionado con la muerte.

10. La Clínica: para fanáticos de la medicina

En Singapur funciona un bar llamado La Clínica, en donde los mozos y camareras están vestidos como doctores y enfermeras.

No sólo las mesas parecen camas de hospital sino que uno puede beber de una bolsa de goteo (pero con el trago que uno ordene) y sentarse en una silla de ruedas.

Por José Barki

10 Restaurantes con el mejor diseño del mundo

Salir a cenar rara vez se trata únicamente de salir a comer. En la mayoría de las ocasiones, el escenario, el hecho de compartir un rato con pareja o amigos y el sentido de vivir una ocasión especial son igualmente importantes.

En este sentido, el diseño de un restaurante refuerza todos estos elementos. 

10rest-disenoRestaurante Trollveggen (Romsdal, Noruega)

Para arquitectos y diseñadores de interiores, el diseño de un restaurante supone muchas veces una interesante invitación a la experimentación, ya que determinados elementos que una residencia particular podrían resultar excesivos, en estos espacios de asistencia circunstancial encajan, sin embargo, a la perfección.

La revista Architectural Digestse ha propuesto recoger y documentar los mejores diseños de nuevos restaurantes que se abren en el mundo, ha elaborado un ranking de los que, consideran los ‘10 nuevos restaurantes con diseño más bonito’ del mundo.

Astor Grill  (Doha, Catar)

Ma Cocotte (Paris, Francia)

The Nomad (Nueva York, EE.UU.)

5-Cinco (Berlin, Alemania)

La Maison 1888 (Da Nang, Vietnam)

Trollveggen (Romsdal, Noruega)

Atera (Nueva York, EE.UU.)

Brasserie Zédel (Londres, Inglaterra)

Volkshaus Basel (Basel, Suiza)

French Blue (St. Helena, California, EE.UU.)

12 sitios para comer Fanesca en Quito

Hotel Hilton Colón
Amazonas N 1914 Y Patria Avenida 1
Quito, Ecuador 1701-3103
Teléfono: +593 2 2560666  
Infohotel.Quito@hiltoncolon.com
www1.hilton.com/es/hi/hotel/QUIHIHF-Hilton-Colon-Quito-hotel/index.do

Hotel Quito  
Av. González Suárez N27 142
Teléfono: +593 2 3964-900
reservaciones@hotelquito.com
http://www.hotelquito.com

Restaurante La Choza
Av. 12 de Octubre N24-551 y Luis Cordero
Teléfono: +593 2 2230839 / 2507901
info@lachozaec.com
http://www.lachozaec.com

Mesón Cultural Swing
Mariano Aguilera 326 y Pasaje Martín Carrión
Teléfono: +593 2562042
swing@mesonculturalswing.com
http://www.mesonculturalswing.com

La Canoa
Cordero 1342 & Av. Amazonas
Teléfono: +593 1 888-790-5264 / 1 888-790-5264
http://www.hotelrioamazonas.com/es/restaurante-la-canoa-hotel-rio-amazonas-quito-ecuador.html

Mi Cocina
6 de Diciembre y Julio Moreno
Teléfono: +593 224-1214 / 1210

La Ronda
Belo Horizonte E8-45 y Diego de Almagro
Teléfono: +593 252 7256 / 254 0459
ventas@rinconlaronda.com
http://www.rinconlaronda.com

Mama Clorinda
Reina Victoria 1144 y Calama (esquina)
Tel: +593 2 2542523
mamaclorinda@easynet.net.ec
mamaclorinda.webs.com/comidatipica.htm

La Jaiba
Avenida Coruña y San Ignacio (La Floresta)
Teléfono: +593 2 254 3887
xponce@gmail.com

Hotel Patio Andaluz
García Moreno N6-52 y Olmedo
Teléfono: +593 2 2280830
cialcotel@hotelpatioandaluz.com
http://www.hotelpatioandaluz.com

Fanesca

Picadas en Chile

La Picá del Muertito

Fundada en 1975, este local se ubica a pasos del cementerio de la localidad. Destaca por su ambiente campestre y sus platos típicos de comida chilena, como el pastel de choclo, costillar de cerdo, cazuela, empanadas y los jugos de frutas tropicales del valle enclavado en medio del desierto. 

Los Yaganes N° 165, Arica.

El Cioccolata es el lugar perfecto para tomar onces. Imposible resistirse al pecado de la gula con las dulces tentaciones como kuchenes y tortas con sabores caseros que nos evocan las tradicionales recetas de las abuelas. Es un lugar que seduce los sentidos, donde también encontraremos un refrescante jugo de frutas naturales que se puede acompañar con un delicioso trozo de cheesecake de mango o guayaba, un toque nortino. Un lugar donde también provoca disfrutar un café de grano con matices de amaretto, coñac o whisky.

Aníbal Pinto 487, Iquique.

La historia y el mar se unen en este restaurante iquiqueño que destaca por concentrar sus preparaciones en los manjares del mar. Mario González, su dueño, es amante del buceo y la caza submarina, conoce las profundidades de la costa nortina, de donde provienen los platos de cabrillas ahogadas, ostiones, peroles y jardín de mariscos, entre otros.  
Ernesto Riquelme 234.

En el corazón de Caleta Los Verdes se ubica este restaurante, especialista en empanadas y jardines de mariscos, con pescados siempre frescos.

Caleta Los Verdes, casa 15.

Restaurante que partió como un café y después se transformó en un local vegetariano que utiliza los vegetales del oasis de Pica y los mariscos y pescados.

Patricio Lynch 1420, Iquique.

Desde el más tradicional de los sectores de Iquique, en pleno Barrio El Morro, se encuentra este local de Luis Gavilán, conocido investigador gastronómico.

Thompson 85, Iquique.

Enclavada a unos 15 kilómetros al sur de la ciudad de Antofagasta,es una caleta de pescadores artesanales..

Avenida Caleta Coloso, Antofagasta.

Conocido por ser uno de los restaurantes más concurridos y patrimoniales en la comuna de Taltal, el Club Social cuenta con una variedad de pescados.

Calle Torre Blanca 162, Taltal.

En esta sencilla posada los principales comensales son los camioneros que pasan por el sector conocido como Obispito y que se ubica 20 kilómetros al norte.

Ruta 5 Norte, entre Caldera y Chañaral.

En la décadas de los 80 este local tuvo sus inicios como un pequeño kiosco que luego se convertiría en un café, para más tarde ampliarse a pastelería.

Ruta 5 Norte, Cruce Nº C 46. Vallenar.

Pescados como la reineta, el congrio y blanquillo se pueden degustar en esta marisquería con 20 años de tradición que es atendida por su dueña María.

Juan Melgarejo 1128 (Pasaje Los Artesanos 1128). C

Dulces y pasteles son la especialidad de esta particular casa fundada en 1911, que en cada rincón evoca recuerdos de infancia y tiempos pasados. 

Garriga 561, Coquimbo
Helados artesanales tradicionales son la especialidad de esta heladería y fuente de soda tradicional ubicada a un costado de la Plaza de Armas de Vicuña.

Calle Gabriela Mistral 383, Vicuña

La limonada natural bien helada es una de las bebidas más solicitadas por quienes llegan hasta Las Tococas, ubicado en la localidad de Llimpo.

Parcela 15, Lote E, Llimpo, Salamanca

En Quebrada Escobar, muy cerca de Villa Alemana se encuentra el restaurante de campo y vitivinícola tradicional Lo de Álvaro.

Camino Troncal 3702, quebrada Escobar, Villa Alemana

Si la idea es empaparse del ambiente típico porteño, el bar Renato es un fiel representante de lo que se cocina y bebe en el puerto. 

Rodríguez 473, Valparaíso

Famoso por sus tradicionales causeos de porotos y patitas de chancho.
Además de sus suculentos sandwichs y platos típicos.
Dirección: Las Heras 685, Valparaíso

Uno de los tesoros escondidos de la gastronomía porteña es el restaurant Los Deportistas.
Funciona en una casa de barrio ubicada en el cerro O?Higgins.
Calle Colo Colo 1217, Cerro O`Higgins, Valparaíso

Los platos abundantes son la marca registrada del No me Olvides, reconocido restaurante anclado en el sector de Quebrada Alvarado. 

Andrés Toledo s/n, Quebrada Alvarado.

Este restaurante abrió sus puertas en 1912 y hoy es administrado por los nietos de su fundador (Benjamín Valenzuela). En sus inicios vendía chicha.

San Vicente 375, esquina Gorbea, Santiago Centro (

Este emblemático establecimiento fundado en 1951, en el centro de Santiago, se ha caracterizado por su rica y abundante comida casera.  

Pasaje Huérfanos 1151, Santiago.

El San Remo, propiedad de las familias Serra y Siré, en un comienzo se le denominó Bar La Blanca, y después se transformó en una carnicería.

Cuevas 1101 esquina Av. Matta, Santiago.

El Rincón de los Canallas fue fundado en 1980 en calle San Diego con el nombre El Rey del Pollo Asado.

Tarapacá 810 esquina San Francisco, Santiago.

Este local nació en los ?50 para atender a la bohemia capitalina y en estos años son numerosos los empleados públicos, periodistas, abogados y artistas.

Pasaje Príncipe de Gales 90, Santiago Centro.

La dueña de este recinto, Gloria Ahumada, comenzó trabajando con su padre en una pescadería…

Artesanos 719, locales 78 y 62, Santiago.

Pescados, mariscos y la comida tradicional chilena, son parte de la cocina de este local que tiene más de 40 años ofreciendo una gran variedad de platos.

Artesanos 719, local 107, Santiago.

Uno de los nombres más tradicionales de La Vega es La Picá del Licho, que desde sus inicios se ha caracterizado por servir solamente desayunos.  

Artesanos 719 local 77, Santiago.

Tradicional picada de Recoleta ubicada frente a la puerta principal del Cementerio General. Si bien los “quitapenas” se multiplican en cada ciudad y pueblo.

Recoleta 1485, Santiago.

El restorán de comida típica chilena Juan y Medio se ubica en Rosario, localidad ubicada en la comuna de Rengo, Región de O?Higgins. 

Panamericana 5 Sur, Km. 109, Rengo, Rancagua.

El pollo-mariscal atrae a talquinos y a todos quienes visitan la capital regional, donde la parada obligatoria es este restorán. 

Ribera Poniente del río Claro, Talca.

Entrando a San Javier por el sector La Palma, se encuentra la detención clásica para aquellos que visitan el Maule Sur.  

Las Palmas S/N, San Javier.

Mariscos, pescados, cazuelas y carbonadas, son algunos de los platos para elegir en las múltiples cocinerías al interior del Mercado..

Victoria 585, Cauquenes.

La puerta norte al Maule ofrece al visitante diversos platos de cocina criolla, nacional y regional. Una amplia y fresca casona ofrece hospitalidad.

Ortúzar 308, Teno.

Ubicado en la ribera del río Claro de Talca se ubica este restaurante con más de 30 años de vida. Dice ser el único que prepara la verdadera plateada.

Ribera sur poniente del río Claro, Talca.

Construido después del terremoto de 1939, el Mercado Municipal es un lugar pintoresco y entretenido ubicado en el centro de Concepción. 

Caupolicán, entre Freire y Maipú, Concepción.

Actualmente esta caleta se ha transformado en un activo polo turístico de la Región del Biobío. Su fuerte económico es la actividad gastronómica,.

Lenga s/n, Talcahuano.

Ojitos PichosConocido y reconocido por la extensa carta dedicada al ponche, Ojitos Pichos es un punto de encuentro para quienes disfrutan también de platos elaborados.

Rengo 1301, Concepción.

Asado a la olla, cazuelas, chupe de guatitas, pernil alemán, pescados, mariscos, costillar y lechón arvejado, son las preparaciones que la Motoneta.

Padre Hurtado 242, Chillán.

Un recomendado al visitar este restaurantes es La pollona, su especialidad, o La reina de la noche, como sus mismos dueños definen a este plato.

Castellón 881, Concepción.

Las típicas longanizas y charqui de vacuno y caballo se encuentran en este mercado que, además, ofrece a los visitantes una extensa carta de platos criollos.

5 de Abril esquina Maipú, Chillán.

Aquí sí que se vive la chilenidad y abunda la chicha y el buen vino pipeño de la cosecha de viñas de San Nicolás. Se trata de un negocio con tradición.

Flores Millán 31, Chillán.

Ubicado a 30 kilómetros de Temuco se encuentra Lautaro, lugar que está lleno de historias y recuerdos.

Mac Iver esquina Colón, Lautaro

Sabores y saberes del campo? es el eslogan con que se presenta este local que conserva las tradiciones de la cultura mapuche. 

Angol, capital de la provincia de Malleco, tiene uno de los clásicos restaurantes de la zona. Con amplios comedores.
Ilabaca 806, Angol

“La mejor picada de Chile” 2013
Esta picada está ubicada en la periferia del centro de Temuco, ofrece distintos tipos de comidas tradicionales chilenas.

Con más de 18 mil votos, de un total de 62.791 recibidos a través de la web, el recinto se alzó como ganador del concurso organizado por segundo año consecutivo por el Consejo de la Cultura, como una forma de rescatar saberes, recetas y costumbres gastronómicas arraigadas en las denominadas picadas del país.

Los fundadores del café, Ricardo Haussmann Clasing y Edith Doering Schaufele abrieron este espacio para mantener una importante tradición gastronómica.

Bernardo O?Higgins 394, Valdivia.

En la esquina de una muy transitada calle valdiviana (Caupolicán) se encuentra una antigua casona tradicional a la cual se accede por un pequeña escalera…

Calle Caupolicán, 594, Valdivia.

Este lugar se ubica en la zona típica de la ciudad de Valdivia y ocupa una antigua casona rodeada de árboles, en una atmósfera que permite distensión.

Calle Pérez Rosales 787, Valdivia.

El tradicional plato valdiviano (consomé con mix de carne, pollo y verduras) es la especialidad de la casa, especialmente de madrugada.

Errázuriz 1785, Valdivia.

Nace en el año 1962 en el seno de un barrio patrimonial del puerto de la capital de la Región de Los Lagos. Su cocina criolla deslumbra con guatitas.

Miraflores 1177, Puerto Montt.

Recorrido obligado para cualquier turista o visitante que llega a Puerto Montt es degustar productos del mar en la famosa caleta de Angelmó.

Mercado de Angelmó, locales 5 y 6, Puerto Montt.

Este Club Social nace bajo el alero de la Sociedad de Socorros Mutuos de Osorno, fundada en noviembre de 1903. Ubicado en calle Eduviges 874.

Calle Eduviges 874, Osorno.

Ubicados en el corazón de la ciudad de Osorno, los comedores de la sede social de la Sociedad Unión de Artesanos, comenzaron a construirse en 1961. 

Calle Mackena N? 634,Osorno.
13 Votos

Ubicado en el interior de la Feria Libre de Rahue, este restaurante tiene 50 años de historia y surgió con el objetivo de entregar un almuerzo contundente,…

Feria Libre de Rahue. Calle Temuco 633, Local Núme

Negocio familiar que desde hace 13 años ofrece platos basados en recetas alemanas. El pequeño y cálido rincón sureño tiene como especialidad los crudos.

Ramírez 959, Osorno.

Osorno, Puerto Montt y Valdivia son las tres ciudades donde se encuentra este tradicional salón de té fundado en 1949 por un matrimonio osornino .

Antonio Varas 328, local 2, Puerto Montt.

Con más de 12 años de historia, El Comedor está ubicado en el centro de la ciudad, a dos cuadras de la Plaza de Armas de Coyhaique. E 

12 de Octubre N° 337, Coyhaique

Una de las picadas más conocidas de Coyhaique, cuenta con más de 15 años de historia. Se ubica en la misma cuadra del terminal de buses de la capital.

Lautaro n° 147, Coyhaique

Si quieres comer las mejores empanadas de Coyhaique, debes visitar el casino de Bomberos, ubicado en el costado de una de las bombas existentes en la ciudad.

General Parra n° 365, Coyhaique

Este local instalado en la capital regional más austral de Chile basa su oferta en la gastronomía chilota. Atiende todos los 365 días del año.

Avenida España N° 01449, Punta Arenas.

Es oficialmente “la mejor picada de Chile 2011″ recibió 15.145 votos de mas de 50.000 en todo el país.

Ubicado en la calle Presidente Julio Roca, es un emblemático centro de comida rápida que data de 1932. La receta preferida por los magallánicos y visitantes que llegan hasta la zona austral es la leche con plátano, acompañada de un buen choripán.
Se ha convertido en ícono de la gastronomía local, que desde su fundación por Marcos Harambour ha congregado a distintas generaciones.
Presidente Julio Roca 875, Punta Arenas.

15 Escapes por Chile

1. Colchagua
Estrenos vinícolas

Colchagua Camp, el primer glamping de la Zona Central. A 15 minutos de Santa Cruz, en el sector de Palmilla, se trata de -por ahora- tres domos equipados para dos personas, con baño privado, hot tubs y terraza con vista al valle, todo en un área de 25 hectáreas donde también hay quincho y piscina. Desde aquí se puede explorar el valle y hacer trekking, cabalgatas, paseos en bicicleta y, por cierto, degustación de vinos.

La tarifa es de US$220 para 2 personas, con desayuno. http://www.colchaguacamp.cl

Probar cualquiera de las cepas de las 14 viñas que integran este valle (www.rutadelvino.cl), con detención especial en la Viña Santa Cruz (www.vinasantacruz.cl), que tiene la mayor oferta de circuitos turísticos de la zona: desde paseos en teleférico hasta observación astronómica.

Otra opción es Mapuyampay (www.mapuyampay.cl) -aunque en rigor está a 60 kilómetros de Santa Cruz-, un exclusivo hostal manejado por la chef belga Ruth Van Waerebeekque además es escuela de gastronomía: ofrecen programas de tres días con clases de cocina y maridaje.

Comer.

La oferta es amplia, pero destacan Vino Bello, de cocina italiana (www.vinobello.cl), el peruano La Casita de Barreales, (www.lacasitadebarreales.cl) y el ya clásico Panpan Vinovino (panpanvinovino.cl).

2. Infiernillo – Punta de Lobos

Costa emergente

Fuera de temporada, sin tantos turistas, estas playas de la comuna de Pichilemu lucen mejor que nunca.

Entre el 1 de abril y el 31 de mayo (en rigor, cuando se formen las olas adecuadas), debería realizarse el Ceremonial de Punta de Lobos, campeonato que atraerá a los mejores surfistas del mundo -como el sudafricano Grant Baker, el hawaiano Mark Healey o el chileno Ramón Navarro.

Si el surf no le atrae, un panorama puede ser explorar -a pie, a caballo o en auto- el lado rural de la zona, con sitios como Cáhuil, donde aún se extrae sal de mar como antaño; o Pañul, pueblo donde elaboran variados objetos típicos de arcilla.

 Programe un viaje a esta costa cuando haya luna llena: desde las habitaciones del nuevo hotel boutique 8 al mar (www.8almar.cl) la vista es soberbia, con un gran ventanal para ver el atardecer y luego el nacimiento de la luna.

Otra opción es el Surf Lodge Punta Lobos (www.posadapuntadelobos.cl).

Comer.

En Punta de Lobos, imperdible es La Loba, cocina de autor con platos como plateada al jerez en sus propios jugos o sorbet de carmenere, champagne y chardonnay (cel. 09/7798 4146; http://www.puntadelobosgourmet.cl).

3. Cajón del Achibueno

Puro y salvaje

Ubicado a unos 60 kilómetros de Linares, en plena precordillera, es un lugar casi intocado cuyos paisajes parecen sacados de la parte más exuberante de la Patagonia.

Tres días sirven para empaparse del lugar, que aún tiene poquísima infraestructura turística. Desde Linares, tomando la ruta L-45, el camino es transitable hasta el sector de Pejerrey y Los Hualles. De allí en adelante sólo es apto para 4×4, en especial a partir del kilómetro 60, donde en rigor empieza la parte más bella del cajón. Allí está el lodge Punta Tricahue, que organiza las principales actividades del lugar, como el imperdible trekking a la Cascada de las Ánimas, una caída de agua de más de cien metros.

Dormir. Punta Tricahue es la único alojamiento que opera todo el año -sólo con reserva previa-, cómodo lodge de 6 habitaciones, sala de estar, piscina y cuidados jardines.

Desde 55.000 por persona, con pensión completa; tels. 71/217 774 y 09/9880 9384; http://www.puntatricahue.cl).

Comer.

Considere unas 4 a 5 horas en auto desde Santiago y parar al almuerzo, a la altura de Curicó, para probar los sándwiches de Cecinas Soler (Longitudinal Sur Km. 189). Guatita llena, corazón contento: seguirá feliz rumbo a Linares y al Achibueno.

4. Conguillío

El nuevo rostro del parque

 Elegido como la 7ª Maravilla de Chile en 2010, el Parque Nacional Conguillío -120 kilómetros al este de Temuco- el empresario Heinz Gildemeister anuncia varios proyectos millonarios que cambiarán su rostro en los próximos años.

Los nuevos servicios del parque incluyen circuitos guiados de caminata, botánica y en kayak, pesca con mosca en embarcaciones cataraf y actividades invernales (el parque estará abierto todo el año) como paseos en motos de nieve, randonée y esquí freestyle (www.parquenacionalconguillio.cl).

En el sector de Playa Las Casetas se están construyendo 4 domos de madera completamente equipados a orillas del lago, los que deberían inaugurarse en abril. Esto se suma a la remodelación de las antiguas cabañas del parque (desde $50.000 para tres personas) y la creación de un baño por cada sitio de camping ($18.000 por sitio).

A fines de año comenzará la construcción de un lodge de lujo en el mismo sector con seis suites y, en 2013, otro hotel de 12 habitaciones en el sector de Laguna Verde. La inversión total es de 2,5 millones de dólares.

Comer.

Cerca del parque, en las afueras de Curacautín, el hostal la Suizandina se especializa en platos suizos como fondue o rösti (www.suizandina.com).

5. Combarbalá

Energía estelar

Es uno de los tesoros del emergente valle del Limarí, alternativa al clásico Elqui y que está un poco más cerca de Santiago (355 kilómetros pavimentados). Además tiene una poderosa atracción: el observatorio Cruz del Sur (www.observatoriocruzdelsur.cl), con 4 cúpulas de observación y un ambicioso proyecto: la construcción de un planetario en su domo central.

Admirar los petroglifos de Las Chilcas, conocer la mina de combarbalita y, por cierto, visitar las minas de cuarzo del sector, piedra que tendría propiedades energéticas.

Abierto hace 3 años, la mejor alternativa es el Hostal Apuwara, que organiza todos los paseos por la zona y, entre otros, tiene un programa de músicoterapia asociado a la energía solar, que parte desde Santiago y dura 3 días (www.apuwara.cl).

Comer.

El restaurante Rústiko, es una grata alternativa para comer platos como cabrito al jugo antes o después de la visita al observatorio. Está al lado. Cel. (09) 9637 5229.

6. Los Andes

Relajo y aventura

Hay buenos hoteles, restaurantes y, desde luego, la posibilidad de al menos caminar por la base del mítico Aconcagua.

Empresas como Andes Wind (www.andeswind.cl) organizan tures por el día desde Santiago para caminar en los pies del Aconcagua, aunque también se puede ir por cuenta propia. El circuito más sencillo es el Sendero Valle de Horcones, que tarda alrededor de dos horas, pasa las lagunas Espejo y Horcones y llega a un mirador donde se logra una gran vista de la mayor cumbre de Sudamérica. Al regreso, ideal sería reponerse en Los Andes en alguna de sus termas.

Termas de Jahuel (www.jahuel.cl) es lo más exclusivo, aunque también, en el desvío hacia San Esteban, están las Termas El Corazón (www.termaselcorazon.cl).

Comer.

En el kilómetro 3 del Camino Internacional, La Table de France, del chef provenzano Jean-Claude François, tiene especialidades francesas (www.latabledefrance.cl).

7. Arica

Playas y naturaleza

Es una interesante alternativa a clásicos destinos de fin de semana nortinos como San Pedro de Atacama e Iquique.

En verano, por la subida del río San José, las playas de Arica se llenan de barro. Pero en otra época, ir a El Laucho, Chinchorro o La Lisera es un buen paseo que, además, asegura aguas realmente tibias.

Pero hay otros atractivos, como la desembocadura del río Lluta, un humedal con cientos de aves migratorias; las cuevas de Anzota, cerca de playa Corazones, interesantes formaciones geológicas donde habitan lobos marinos y chungungos; los safaris marítimos que organiza la empresa Chinchorro Expediciones (cel. 09/9682 5005; chinchorroexpediciones.blogspot.com); y claro, la posibilidad de ir a Putre y al lago Chungará aunque sea por el día.

El hotel El Paso, un buen cuatro estrellas al lado del Casino de Arica (dobles desde $53.550, con desayuno; http://www.elpaso.cl). Otra opción es el Arica Surf House, uno de los hostales con más onda de la región, enfocado a surfistas y viajeros independientes (dobles $27.000, con desayuno, http://www.aricasurfhouse.cl).

Comer.

Una de las novedades de la ciudad es Rayu (Av. Ingeniero Raúl Pey 2590; tel. 58/216 446), cuyo chef peruano, Luis Medina, ofrece platos como pulpo a la parrilla y cebiche caliente. Otra opción es el clásico Maracuyá (ww.restaurantmaracuya.cl).

8. Colliguay

Valle Escondido

Ubicado a 70 kilómetros de Santiago, este valle rural de la comuna de Quilpué, cercano a Villa Alemana, conserva un apacible aire campestre y uno de los últimos vestigios de la flora nativa de la Zona Central.

En Colliguay viven unas 800 personas, tiene una calle pavimentada y todo gira en torno a disfrutar de la naturaleza, descansar junto al estero Puangue, y conocer pequeños poblados como Los Yuyos, donde Josefina Santa Cruz elabora jabones con esencias naturales, o El Molino, donde suele haber trillas y rodeos; o comprarle tejidos y mantas a las hilanderas del valle, que en su mayoría los exportan.

Las Cabañas del Valle están rodeadas de naturaleza y silencio. Todas tienen salamandra. Además, aquí funciona uno de los pocos restaurantes del sector -enfocado en platos chilenos- y ofrecen terapias naturales como baños en barro medicinal, con agua de vertiente y sauna a leña (desde $25.000 para dos a tres personas; http://www.cabanasdelvalle.cl).

Comer.

Hay una picada famosa en el valle: se llama La Picá del Noé, está en el sector de Las Cabañas y se especializa en empanadas con ají y pan amasado.

9 Puerto Natales

Siempre renovado

El pueblo más cosmopolita de Chile suma y suma novedades hoteleras y gastronómicas.

Si ya subió el cercano cerro Dorotea, si remó en kayak por el canal Señoret hasta Puerto Bories o navegó por el seno de Última Esperanza, querrá un descanso. Entonces vaya al nuevo Mandala Andino, un centro de terapias donde se hacen masajes de relajación (algunos con biosonido, acompañados de cuencos de cuarzo), hot tub, sesiones de reiki y tratamientos de flores de Bach. Reservar, tel. (61) 414 143; Eberhard 161; http://www.mandalapatagonia.com

Uno de los más recientes vecinos es el Hotel If, un alojamiento boutique, de diseño minimalista. A una cuadra de la Plaza de Armas, tiene 15 habitaciones y un cómodo salón de estar en su último piso con gran vista panorámica hacia el fiordo Última Esperanza.

El hotel, además, ofrece programas que combinan alojamiento con excursiones como pesca con mosca, mountainbike y excursiones a las Torres del Paine. Dobles, $97.100 hasta el 30 de abril; Magallanes 7; http://www.hotelifpatagonia.com

Comer.

Hace unos meses se renovó el restaurante Afrigonia (Eberhard 323). Sus dueños -ella, chilena; él, de Zambia- ofrecen una fusión de productos de la zona con preparaciones africanas, como cordero a la menta y trilogía de centolla que, en una de sus versiones, es presentada con frutilla.

Nueva es la cafetería Coffee Maker (Pedro Montt 161; http://www.the-coffeemaker.com), con café orgánico preparado en una máquina italiana Lamarzocco: en Chile existen 3 de estos aparatos y éste es el más austral; y el Cangrejo Rojo un café-restorán-marino ambientando como un barco que ofrece preparaciones con centolla, pulpo, camarones y ostiones (Av. Santiago Bueras 782; tel. 61/412 436).

10. Antuco

Secreto en el Biobío

Está a minutos de glaciares eternos, de un centro de esquí y del Parque Nacional Laguna del Laja.

Panorama. Antiguos túneles mineros que se mantuvieron cerrados -con candado- hasta enero de este año, ahora pueden ser recorridos con linterna en mano. También hay un canopy de 800 metros dividido en cinco tramos, que pasa por el “cabeza de piedra”, una gran roca que parece un rostro tallado. Además, en el Parque Nacional Laguna del Laja se puede caminar hasta un ruidoso salto, el Torbellino.

Dormir. Curalemu tiene cabañas hechas con materiales reciclados, piscina y quincho, a minutos de la ciudad. Ahí mismo preparan un notable pisco sour extra dulce con miel de quillay. Ruta Q45, Km. 55; cel. (09) 7455 6548; http://www.curalemu.cl

Comer.

Antucalhue, además de cabañas, tiene un restaurante que mira a la Sierra Velluda. Y se comen productos de ahí mismo: empanadas de changle, truchas, jugos naturales o cerezas blancas. Ruta Q45, Km. 82; cel. (09) 6849 6340; http://www.antucalhue.cl

11. Puerto Varas

Belleza natural

Porque siempre tiene buenos panoramas urbanos y outdoor en medio de un escenario espectacular.

Más allá de los clásica subida al volcán Osorno o la visita a los Saltos del Petrohué, un paseo distinto puede ser recorrer los primeros 36 kilómetros de la Carretera Austral y el Parque Nacional Alerce Andino, pasando por las cataratas del río Chiacas y por El Abuelo, un alerce de más de 3.000 mil años. Más información, http://www.darwinstrails.com

La novedad es Estancia 440, una gran casa alemana de los años 30 recién restaurada, remodelada y ambientada. Tiene siete habitaciones atendidas por sus propios dueños -Andrés Benavides y Christy Mac Leay-, y ofrece desayunos con productos frescos de la zona. Tel. (65) 233 921; http://www.estancia440.cl

Comer.

El restaurante Bravo Cabrera ofrece una amplia carta de tragos, y platos y pizzas al barro en un muy buen ambiente. Frente al lago Llanquihue. Tel. (65) 233 441.

12. Costa de Atacama

Playas secretas

Huasco y Caldera están las playas más bonitas de Chile continental, hay buen clima todo el año y varios trozos de arena todavía realmente solitarios.

Panorama: Aún quedan sitios donde se puede tener, aunque sea por un día, un rincón de mar y arena exclusivamente para uno. Playas poco conocidas como Bahía Cisnes, al sur de la famosa Bahía Inglesa, ideal para hacer esnórquel y ver peces como rollizos o bilagays; o Bahía Salado (al sur de Bahía Inglesa, entre Punta Cachos y Barranquilla), donde se puede ver a la colonia de tortugas marinas más austral del mundo.

Dormir. Con menos de un año de vida, el Piedras Bayas Basecamp Atacama, cerca de Barranquilla, cuenta con tres domos bien acondicionados (www.basecamp.cl). No hay arena en la playa, sólo rocas, pero sí un par de piscinas naturales. Otra opción son las cabañas de Playa Paraíso, seis kilómetros al sur de Bahía Inglesa (www.cabanasparaiso.cl).

Comer

Aparte de clásicos como El Plateao o el Domo en Bahía Inglesa, un nuevo dato-picada en Caldera: la Casa de la Empanada acaba de abrir una nueva sucursal donde venden empanadas como la oriental, con carne, pollo, dientes de dragón, aceitunas y soja. Atacama 884, esquina Salvador, Caldera.

13. Valle de Leyda

Vista al mar

Por qué. El valle de Leyda-San Antonio se está potenciando con nuevos hoteles, restaurantes y circuitos asociados a sus viñas.

Panorama. Visitar dos imperdibles casas-museo: la de Pablo Neruda en Isla Negra y la del pintor Adolfo Couve en Cartagena. Además, hay atractivos naturales como el Humedal del Yali y exclusivos hoteles boutique como el de la Viña Matetic, que tiene una piscina semitemperada por paneles solares y ofrece distintas excursiones en bicicleta, a caballo o a pie. http://www.mateticvineyards.com

Dormir. En Santo Domingo acaba de abrir La Casa Redonda, un bed & breakfast campestre de dos habitaciones, pero a pasos del mar. Tiene tres pisos circulares y luminosos, está todo construido con maderas y los huéspedes pueden cocinar y compartir con su dueña, Loreto Villanueva, quien cultiva productos que luego se ofrecen, por ejemplo, en el desayuno. Dobles, $45.000. Cel. (09) 9223 2697; http://www.casaredonda.cl

Comer.

En pleno San Antonio y con vista al puerto está el restorán Reyes y Sal (Blanco Encalada 370; tel. 35/216 729; http://www.reyesysal.cl), con especialidades como la albacora con risotto de mote.

14. Curarrehue

Más allá de Pucón

Ubicado a 35 kilómetros de Pucón, aquí se puede vivir toda la cultura mapuche en nuevos restaurantes, alojamientos y actividades.

Panorama. En la entrada de Curarrehue se acaba de inaugurar la hostería Ruka Ngen, que recrea una ruca mapuche pero con cierta sofisticación. Aquí organizan diversas excursiones temáticas con familias locales, como la ruta Cultura y Tradiciones, en la que se puede conocer desde la crianza de animales hasta el arte de telar, y terminar la visita con un almuerzo típico de la zona. Cel. (09) 8397 7772; http://www.turismorukangen.cl

Dormir. Ruka Rayén es una ruca con ocho habitaciones, una cabaña y una granja, con hortalizas, gallinas, vacas, chanchos y caballos entre otros. Éstos son los que proporcionan la leche, los huevos, las verduras y la carne para la alimentación de los huéspedes.

La habitación doble cuesta 30 mil pesos e incluye un desayuno campestre con los productos de la misma Ruka (Kilómetro 24 del camino Pucón a Curarrehue, en Palguín Bajo; cel. 09/8449 1153; http://www.rukarayen.com).

Comer.

En medio de bosques y ríos, las termas de Monte Vivo tienen dos piscinas al aire libre y una techada, un pequeño restaurante cuya especialidad es el ragú de pollo con palmito y champiñones, acompañado con arroz.

Kilómetro 27 de Pucón a Curarrehue, sector San Luis; cel. (09) 9289 2791; http://www.montevivo.cl

15. Cucao

Entre mariscos y leyendas

En especial si se va fuera de temporada, Cucao ofrece paisajes solitarios y varias actividades para descubrir el lado más salvaje de Chiloé.

 Las excursiones imperdibles son los trekkings a Punta Pirulil, un acantilado donde está el mítico Puente de las Almas, con una leyenda que dice que desde allí se escuchan los gritos de los muertos; a Rancho Grande, un frondoso bosque donde se pueden ver pudúes y zorros chilotes; y a Cole Cole, una playa de 15 kilómetros de arena solitaria.

Abierto hace menos de un año, el Hostel Palafito Cucao pertenece a la cadena de hoteles Palafito que se han instalado en Chiloé. Tiene 9 habitaciones y está al lado del Parque Nacional Chiloé (desde $35.000, con desayuno; tel. 65/971 164; http://www.hostelpalafitocucaco.cl). Otra opción es el camping del mismo parque, que además cuenta con unas rústicas cabañas y hostel. Cel. 09/8221 2078; http://www.parquechiloe.cl).

Comer.

Cafetería del Parque, ofrece chocolate caliente ($1.600), pan casero de linaza con queso derretido ($1.200) o paila marina ($3.600). A 300 metros de la entrada al parque está el clásico Parador Darwin (cel. 09/9799 9923), con platos como salmón caliente ahumado con papas al queso ($7.000).

Comida de Ferias y Mercados

Venezuela y la calle

Si en algún lugar se puede saborear la más auténtica comida de nuestro país, es en los mercados, la atención es incomparable, entre gritos y algarabía, los vendedores se disputan la clientela, el ambiente no es el que podemos llamar más salubre, pero atrévase, no encontrará en ninguna parte comida como la que preparan en esos lugares tan pintorescos.

En la preciosa isla de Margarita, allí está el Mercado de Conejeros, en los localcitos de comida preparan pescado fresco, un desayuno margariteño con raya o cazón guisado que no tiene comparación, las arepas de maíz son gorditas y doradas, simplemente maravillosas.

Otro mercado es el de la Ciudad de Mérida, donde son famosas las cocinas del Mercado Principal, allí la variedad de pequeñas cocinas se conocen por números y no por nombres, siempre hay Pisca, arepas de trigo, trucha y pastelitos, entre otros platos.

El mercado de comida, Otavalo, Ecuador

La mejor comida de mercado

Cómo ubicarlos
Se encuentran en un local del Mercado de Coyoacán (no el de las fritangas). Encontrarás el local no en la sección de comida sino cerca de los puestos de frutas y verduras.

La especialidad
Licuados, jugos, y sándwiches de colores (con rallados de pepino, jícama y betabel). Todo lo que te sirven en porciones abundantes. Sin duda lo mejor que tienen  “los hermanos fruta” son los hemanos fruta, un par de muchacho fortachones que cortan, rallan o licuan en un santiamén (verlos picar sandía es uno de los principales atractivos del local). Además todo lo que venden está en la onda saludable.

'Mystery Market' no more, Beijing, China

Comiendo en el mercado de Tsukiji (Tokio)

Visitar el mercado de Tsukiji es de esas cosas que uno no puede dejar de hacer si viaja a Tokio.
Nosotros dejamos esta visita para el último día (el mismo día que cogíamos el vuelo de vuelta) para quedarnos con buen sabor de boca, nunca mejor dicho. Por suerte o por desgracia, nos encontramos que aquel día, un domingo, la lonja estaba cerrada y el mercado medio abierto. Lo malo fue que nos quedamos sin ver el espectáculo de la lonja y lo bueno fue que pudimos disfrutar tranquilamente de los puestecillos del mercado que estaban abiertos, porque según nos contaron en un día normal suele ser dificultoso moverse por las callejuelas del mercado.
Después de pasearnos por las callejuelas, decidimos probar el que dicen que es el mejor sushi del mundo. No nos costó mucho decidir en qué bar de sushi íbamos a comer porque antes de entrar en el local habíamos presenciado cómo los empleados del bar cortaban un atún en vivo y en directo y nos pareció que aquel bar estrechito, con su barra de madera auténtica, era el idóneo.

El mantelillo de plástico donde te sirven se usa a modo de carta.

Una carta sencilla, clara y concisa. Cada uno de los niguiris venía con su precio, su descripción en inglés y su fotografía.

Fanáticos del atún, pedimos niguiris de los cuatro tipos de atún que había. Allí mismo, delante nuestro, el chico escogió el pescado, montó el arroz que ya tenían preparado en un gran cuenco y en un plis plas teníamos nuestro sushi delante nuestro.

Lo que distinguía, a primera vista, a cada uno de los niguiris, era la veta de grasa y el color del atún. El de gama alta costaba 5 euros pero su gusto era tan fino, tan auténtico. Se deshacía en la boca… impresionante.
 
Una diferencia con respecto a los que estamos acostumbrados que nos sirvan en los restaurantes japoneses, es que estos niguiris venían todos acompañados de wasabi. En algunos entre el arroz y el pescado (¡escondido!) y en otros por encima. Pero a diferencia de ello, el wasabi resultaba agradable.
Me pareció que no picaba tanto.
No sólo probamos atún, también le dimos al salmón, nuestro segundo pescado favorito. Incluyendo un niguiri de huevas de salmón. No nos atrevimos con más tipos de pescado, aunque tampoco nuestro estómago daba más de sí.

Pagamos 50 euros (2 personas), repitiendo alguno de los de atún. Quizás parezca caro por sólo comer niguiris. pero por la calidad del pescado, la variedad, la calidad del arroz, el servicio, el ambiente del sitio, la limpieza, el espectáculo…. todo cuenta y yo volvería a pagarlos gustosamente.

Recetas Cocina de Mercado

 

 siguen-floreciendo

Mayor centro gastronómico

La gastronomía parece haberse convertido en el único sector que logra situarse al margen de las crisis económicas.

Así lo demuestra el rotundo éxito obtenido en Madrid primero por los mercados de San Miguel y San Antón, y más recientemente por el nuevo espacio Gourmet Experience creado en el Corte Inglés de Castellana.

Todos ellos grandes espacios dedicados a la gastronomía, que además se encuentran ubicados en lo más céntrico de la capital.

Ahora le toca el turno a Isabela, el nuevo gran centro gastronómico de Madrid. Situado en la confluencia de Paseo de la Habana con Castellana, en pleno centro financiero y de shopping de la ciudad, frente al Corte Inglés de Castellana.

Un fantástico espacio de 3.000 metros cuadrados que ha pasado con anterioridad por dos desafortunados reveses relacionados con la restauración.

Cuatro plantas a la oferta gourmet

El nuevo centro contará con cuatro amplias plantas que darán cabida a casi 40 diferentes espacios gourmet, con los mejores productos, y un restaurante de alta cocina al frente del cual estará Joaquín de Felipe, actualmente chef del Hotel Urban, en posesión de una estrella Michelin.

El acceso por la planta baja ofrece unas amplias instalaciones dedicadas a desayunos, cafés de importación, pastelería, dulces y tapas frías. Más abajo, la planta sótano es un espacio multifuncional que contendrá una gran sala de eventos, una pequeña sala de cine y un cóctel-bar.

La primera planta está dedicada a las tapas de autor, muchas de ellas firmadas por los más destacados chefs de vanguardia, que trasladan a pequeños bocados sus sofisticadas creaciones de alta cocina. Y en la segunda y última planta está el restaurante de Joaquín de Felipe.

Mercado Benito Juárez en Oaxaca

Oaxaca4Los sábados son día de tianguis en Oaxaca de Juárez y hay mucho que ver y hacer, en los alrededores del centro histórico, las opciones pueden ser rotundamente irresistibles. Actividades culturales pueden mantenerte ocupado día y noche, casi todos los días hay conciertos en vivo en el zócalo.

Diariamente se anuncia una nueva exhibición, visitar los excelentes museos de la ciudad, la inolvidable experiencia del Mercado Benito Juárez al degustar su exquisito helado oaxaqueño en Chaguita, ha estado preparando sus increíbles productos desde hace más de 200 años.

Comer en algunos de sus locales saboreando sus tlayudas con tasajo o comiendo su rica comida exótica como chapulines dorados con cacahuate o garapiñados, y qué decir de su gran y delicioso moles o sus ricos panes y postres como el chocolate amargo con agua rico y calientito para emprender un día explorando y conociendo la zona Arqueológica de Monte Albán o sólo echar un vistazo a las diferentes tienditas y galerías son algunas cuantas actividades que te mantendrán ocupado en la ciudad

Comer en los mercados, ¿moda o tendencia?

Por: José Carlos Capel

Gourmet experience

No sé si exagero al afirmar que en los mercados a la última, atípicos y de diseño, la gente no va a comprar sino a comer, y de paso que está allí compra.

Empecemos por los espacios más modernos, como el “Gourmet Experience” de El Corte Inglés de Castellana recién inaugurado en Madrid a semejanza del de Alicante. Me ha gustado. No es un mercado, en absoluto, sino un “food hall” al más puro estilo londinense. Un lugar para degustar y comprar, con lineales atiborrados, barras para picar, restaurantes informales y mesitas. Una fiesta.

En toda Europa existen cosas semejantes: el famoso “Ka da we” en Berlín, la planta Gourmet de las “Galeries Lafayette en Paris, y en Londres los “Food Hall” de Harrod´s, “Selfridges Wonder Bar” y John Lewis. Y en Turín el renombrado Eataly. Lugares donde se come y se compra.

 Son lugares en los que el hecho de comer y comprar es lo que mola. En Barcelona no se escapan a esta tendencia la famosa Boquería (www.boqueria.info) donde cada día se venden más cosas para degustar al pie de los puestos, ni tampoco el mercado de Santa Caterina, donde triunfa el local informal de Rosa Esteva.

DSC04923

¿Qué restaurantes triunfan en estos lugares? Los que poseen barras con taburetes, los rincones con  mesas para compartir y, en general, los lugares divertidos, de calidad media y precios comedidos con toques de diseño.

Da igual que sean asiáticos, castizos, exóticos o italianos. Son los que entusiasman en estos momentos.

De este renovado poder de atracción de los mercados surge su nuevo papel como elemento turístico.

Images (1)

Para algunos es el colmo que un mercado se convierta en el monumento más visitado de una ciudad después de la catedral como sucede en Santiago de Compostela. 

Y en un espacio contiguo el famoso restaurantito “Abastos 2.0” (www.abastosdouspuntocero.es) con una oferta divertidísima.

Images (2)

El Mercado del Puerto de Montevideo

El tradicional Mercado del Puerto de Montevideo es un paseo por la cultura gastronómica uruguaya. Declarado, desde el 7 de agosto de 1975, Monumento Histórico Nacional. El Mercado del Puerto de Montevideo fue inaugurado el 10 de octubre de 1868.

Originalmente fue un mercado destinado a surtir de provisiones a los barcos, en el podían encontrarse puestos de frutas, verduras, carne vacuna, aves y pescados.

Actualmente el mercado es uno de los lugares que los montevideanos escogen preferentemente para almorzar o cenar, y que los turistas obligatoriamente deben visitar.

Hoy los antiguos puestos son tan solo parte de la mística historia que encierra el Mercado del Puerto, la gran mayoría de sus negocios están destinados a los servicios gastronómicos, aunque se pueden encontrar algunos que se dedican a las artesanías.

Mercado del Puerto
El Mercado del Puerto ofrece la más sabrosas exquisiteces de la gastronomía uruguaya y la posibilidad de descubrir una arquitectura típica de otras épocas.

Su construcción metálica sobre bases de hierro fueron hechas en los talleres de la Fundición Union-Toundry, de Liverpool. Esta estructura ofrecía la posibilidad de obtener mayor espacio abierto, circulación de aire y más luz natural.

Mercado del Puerto, símbolo de la cultura

Los variados locales gastronómicos ofrecen al visitante la posibilidad de degustar las exquisiteces más representativas de la cocina uruguaya.

El asado es el plato predominante por excelencia y las parrilladas son la mayoría, pero existen otras posibilidades. Se puede degustar un sabroso pescado, un pulpo a la feira, unas rabas a la romana o un sabroso plato de pasta.


Es un paseo maravilloso, repleto de sabores y desbordado de cultura e historia. No deje de apreciar el reloj central, tan antiguo como el Mercado del Puerto y que recientemente se ha refaccionado para que sus campanadas vuelvan a musicalizar el aposento cada ½ hora.

La historia ha traído cambios sociales y ya no se ve como en épocas pasadas almorzando a los obreros de la estiba, empleados del puerto, una mezcolanza importante de gentes. Hoy el Mercado del Puerto se ha convertido durante la semana laboral en el lugar predilecto para que almuercen los ejecutivos, lo cual ha generado la renovación de las cartas en los diferentes restaurantes.

 

Papas Fritas

French fries crujientes-crujientes

por

Conseguir hacer unas buenas papas fritas crujientes ha sido una larga batalla, en la que me he llevado más desilusiones que alegrías.

He probado muchas variantes: doble fritura, freír y hornear, lavar y freír.

El método para conseguir unas papas crujientes es llegar al equilibrio perfecto entre cantidad de almidón, pectina y azúcares, al que llegaremos con 3 simples trucos. 

Si tenemos una papa con demasiados azúcares, resultarán muy marrones y caramelizadas antes de que se hayan quedado crujientes.

“French frie” perfecta

Truco #1: Hervir en agua. Lo primero que haremos es quitarle a las papas el exceso de almidón que suelen tener. Para ello las hervimos 10 minutos en agua con sal. Aquí se presenta el primer problema: si hervimos demasiado tiempo en agua, la papa perderá firmeza. Las hervimos a toda potencia con agua, sal y 1 cda de vinagre por litro de agua.

Esto hará perder el almidón y ganar en sabor, consiguiendo una textura interior mucho más suave. Las retiramos del agua y secamos con papel absorbente, veremos que habremos obtenido unas papas más amarillentas y firmes. Si se nos deshace es que algo ha ido mal. Dejamos que se templen sobre le papel.

Truco #2: La doble fritura. Hay que realizar 2 frituras para obtener una corteza bien fuerte. Yo utilizo aceite de oliva suave o aceite de girasol, que da unos resultados más crujientes. No recomiendo usar aceite virgen ya que para mi gusto, su sabor es muy potente. Calentamos el aceite a T. alta, 200ºC. Si no tenéis termómetro, lo mejor es soltar una miga pequeña de pan. Si se hunde y rápidamente sube, quiere decir que la temperatura es superior a 175ºC.

Freímos las papas durante 50 segundos moviéndolas de vez en cuando. Las retiramos sobre un papel absorbente. En esta primera fritura se han reforzado y endurecido las células de la corteza. Las debemos dejar enfriar por ½ hora.

Truco #3: Congelarlas.

En ese momento podemos realizar el truco #3 (congelar). La congelación rompe aun más las estructura interior de la papa y conseguiremos una textura interior notablemente mejor. Se debe realizar después de la primera fritura.

Con ella reforzamos esta corteza con habíamos conseguido con la primera fritura. Volvemos a calentar el aceite a 200ºC y las freímos durante 3½ minutos. Nos debe quedar un color dorado. Las retiramos sobre papel absorbente y las comemos al momento.

Además, si una tarde nos entrenemos, hacemos muchas papas y las congelamos, tendremos las mejores “fries” en su punto para comerlas en cualquier momento.

Como Hacer Papas Fritas Perfectas

Por Caius Apicius (EFE)

¿A quién no le gustan las papas fritas?

No me refiero a las papas fritas a la inglesa, lo que ahora llamamos “chips”, sino a las papas fritas a la francesa, a las que los anglosajones llaman “french frites” y los franceses “frites” a secas o, si nos ponemos pedantes, “pommes Pont Neuf”.

Los belgas, que adoran las papas fritas, insisten en que esta forma de freír papas no es de origen francés, sino belga, y que serían los soldados estadounidenses de la I Guerra Mundial los que les llamaron “french frites” porque el francés era el idioma que usaba el ejército belga…

También hay quienes opinan, que las papas fritas habrían nacido en España, primer país europeo al que llegó el tubérculo americano, y que de España habrían pasado a Flandes, actualmente Bélgica, en los tiempos en los que pertenecía a la corona española.

El hecho es que los que se llevan la fama son los franceses y sus papas Pont Neuf, que pese a su nombre es el más antiguo de los que cruzan hoy el Sena, en París. También es el más largo, y fue el primero que se construyó en piedra, de ahí su nombre.

Es muy importante freír bien las papas. Freírlas, no cocerlas, asarlas ni, mucho menos, tostarlas.

Lo primero, seleccionar buenas papas. Córtenlas del mismo tamaño, para que no se frían unas antes que otras.

Lávenlas bien, pélenlas y vuélvanlas a lavar para eliminar productos no demasiado saludables que se suelen usar para su conservación. Escúrranlas muy, muy bien, para evitar rastros de humedad, que harían que se cocieran.

Séquenlas, incluso, con un paño de cocina. Así evitarán, también, que se apelmacen unas con otras.

Usen aceite. Mejor de oliva, pero allá ustedes.Si no, manteca de cerdo, nunca de vacas. Los franceses usaban mucho el sebo de los riñones de ternera. Nosotros, aceite; también quedan muy bien fritas en grasa de oca, o de pato… pero son mucho más sanas si usamos aceite de oliva. Mucho aceite: las papas han de estar sueltas, holgadas.

Sartén con mucho aceite… y a la temperatura justa: si es menos, se cocerán; si es más, se tostarán por fuera y quedarán crudas por dentro.

No pongan demasiadas papas a la vez. En cuanto estén, échenlas en un colador o pasadera, espolvoréenlas con sal fina (nunca lo hagan antes de freírlas) y sírvanlas inmediatamente: las papas fritas no esperan por nadie.

La operación les llevará, en condiciones normales, 12 minutos. Deben quedar doradas y crujientes.

Hay quienes las someten a dos frituras: primero unos ocho minutos, hasta que empiecen a dorarse; se escurren un rato, y en el último momento se vuelven a la sartén, con el aceite muy caliente (180ºC) hasta que se doren del todo.

A partir de ahí… Para nosotros, la mejor compañía de unas papas fritas es un buen bistec. 

Hoy hay mucha gente que les pone ketchup; a mí ese dulzor no me liga bien con las papas; sí, en cambio, una salsa roja, pero picante, parecida a la que ponen en las tabernas madrileñas con las llamadas “patatas bravas” (básicamente, tomate, cayena y algún ingrediente “secreto” de cada cocinero), que no se cortan normalmente en bastones, sino en dados de forma irregular. Belgas, españolas o francesas… qué cosa más rica son unas buenas papas fritas.

Cuídenlas: ellas harán que un plato sencillo sea una delicia… o una vulgaridad.

Papas a la Red

Lo que hace que estas papas estén aquí es la forma de cortarlas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

-Papas

-Aceite de oliva.

-Sal.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Necesitaremos una mandolina con cortador ondulado.

Pelar las papas con un pelador y poner en agua fría durante unos minutos. Escurrir y secar con papel de cocina.

Colocar en la mandolina un cortador ondulado, no hace falta que sea tan grueso como este, puede ser mas fino y así la rejilla sera mas fina.

Se trata de ir pasando la papa por el cortador, cambiando la posición de la patata en cada pasada.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pasamos la papa por el cortador y la giramos un cuarto de vuelta, la volvemos a pasar por el cortador y volvemos a girar un cuarto de vuelta, (ver las flechas de distinto color: rojo, verde y otra vez rojo, verde).

Así hasta acabar la papa.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Nos queda freírlas, hay que tener la precaución de freír poca cantidad de cada vez para que no se rompan. Sacar sobre un papel absorbente y listo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Friteries’ de papas en Bruselas

mejores-friteries-Bruselas

Los puestos de papas fritas de Bruselas, también llamados “friteries” o “fritkots” en el dialecto local, llenan las esquinas de las calles, plazas y “kermesses” (ferias locales) de la ciudad, con un apetitoso olor que obliga al visitante a acercarse a ellos y en la mayoría de las ocasiones, a caer irremediablemente en la tentación de probar tan delicioso y sencillo manjar. La gente a menudo hace cola con impaciencia en estos populares establecimientos, con la boca haciéndose agua anticipadamente, antes de conseguir finalmente uno de los tradicionales cucuruchos de papel en el que se desbordan esas papas fritas doradas, saladas y crujientes, que devoran inmediatamente con las manos.

A veces, añaden una ración de salsa, suave o sazonada. El primer bocado siempre es seguido de un glorioso momento de silencioso placer para a continuación pronunciar una expresión muy parecida a “¡Lo mejor del mundo!”.

La aplicación para smartphones ‘Fritkots Bruxelles’ ha elaborado un ranking de los 49 mejores puestos de este peculiar producto en la ciudad de Bruselas, según una votación popular de sus usuarios. Entre ellos, los diez primeros son los siguientes:

1. Frit Flagey. Place Flagey flagey

2. Chez le Grec. Square des Vétérans Coloniaux

le_grec

3. Friterie Kessner. 15 Place A. Van Gehuchten

kessner

4. Charles. Place Dumon

charles

5. Barrière de Saint-Gilles. Avenue du Parc

barriere

6. Fontainas. 1 Rue Fontainas

fontainas

7. Maison Antoine. Place Jourdan

antoine 8. De Corte. Rue Charles Demeer

de_corte 9. Friterie du Bourdon. Chaussée d’Alsemberg

bourdon

10. Clémentine. Place Saint-Job

clementine